Diario y Radio U Chile

Año XI, 17 de septiembre de 2019

Escritorio

El caso Caval vuelve a golpear al entorno de la Presidenta Bachelet

Las declaraciones de Gonzalo Vial y Natalia Compagnon abren un complejo escenario para la mandataria, a días de la formalización de la esposa de Sebastián Dávalos. Parlamentarios oficialistas acusan un intento por “desviar la atención del ámbito judicial y traspasarlo al político”.

Claudio Medrano

  Domingo 17 de enero 2016 18:31 hrs. 
sdavalos

Un verano intranquilo vivirá la Presidenta Michelle Bachelet, debido a las repercusiones políticas que han provocado los detalles conocidos en torno al caso Caval.

Sobre todo, luego de la última declaración de la nuera de la mandataria, Natalia Compagnon, quien criticó el manejo de la crisis que tuvo el ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, junto con reconocer que Caval contrató los servicios, en 2012, de la mano derecha de Michelle Bachelet, Ana Lya Uriarte, para una serie de asesorías.

Estas palabras coinciden con un tenso momento al interior del segundo piso de La Moneda, por el episodio vivido con el ministro Jorge Burgos, y vienen a complicar más el panorama de la Presidenta, agregando la formalización que enfrentará Compagnon el próximo 29 de enero.

Al respecto, parlamentarios de la Nueva Mayoría coinciden en que Compagnon y su esposo, Sebastián Dávalos, intentan eludir responsabilidades, traspasándolas al equipo político de Michelle Bachelet.

Osvaldo Andrade, integrante de la comisión investigadora sobre Caval, expresó su desilusión hacia los actores envueltos en este caso: “Las personas que tienen problemas judiciales intentan resolverlos de manera política. La señora Compagnon debe preocuparse de preparar su defensa, estoy muy desilusionado de ambos (Sebastián Dávalos y Compagnon) y de esa generación en general. Creo que la Presidenta también”, sostuvo.

Por su parte, el presidente de la instancia parlamentaria, Gabriel Silber, afirmó que detrás de las declaraciones de Natalia Compagnon existe un ánimo de desviar la atención hacia La Moneda: “Ella actúa en sus declaraciones en perfecta concordancia con lo que dice su marido y en ese sentido creo que lo que se intenta es levantar una cortina de humo y desviar la atención hacia el Gobierno”, indicó.

Desde Chile Vamos apuntaron a la vinculación con Caval de Ana Lya Uriarte y el funcionario de La Moneda, Cristián Riquelme, e hicieron un llamado a la Presidenta para que los aparte de su Gobierno. El diputado RN José Manuel Edwards cuestionó: “¿Hasta cuándo pretende la Presidenta que creamos que no sabía nada del caso Caval? Estaba toda su gente involucrada. Si ella quiere que este caso no esté en La Moneda, tiene que distanciarse de la forma en cómo sus familiares hacían estos negocios y, en particular, de sus asesores involucrados”, expresó.

En lo estrictamente judicial, el abogado  querellante, Mario Zumelzu, adelantó que solicitarán prisión preventiva para Natalia Compagnon en la formalización del próximo 29 de enero: “La pena por la cual se la va a formalizar es bastante alta y permite solicitar una cautelar intensiva como la prisión preventiva”, indicó.

La trama judicial se complica y al mismo tiempo aparecen nuevos antecedentes, como la declaración del empresario Gonzalo Vial, quien afirmó que Caval lo engañó con una serie de correos electrónicos falsos para “sacarle dinero”.

Vial declaró que la esposa de Sebastián Dávalos le mostró más de 300 correos que hablaban de un complot en contra de sus negocios. Para el empresario, “el origen de esos documentos era gente especializada en su empresa Caval, que se dedicaba a la informática”.

La teoría de Vial es que la información que le entregaba Compagnon era “parte de un engaño” para conseguir dinero de sus negocios. El empresario pagó a Caval $1.200 millones por asesorías mineras, y con los correos que hablaban de un supuesto complot mantenían su atención, dijo el hombre de negocios.