Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

El dilema de Brasil

La amplia votación alcanzada por Jair Bolsonaro el domingo es vista con preocupación desde los sectores progresistas no sólo en Brasil sino también en el resto de América Latina. Serán dos semanas intensas donde el riesgo del triunfo del ultraderechista es un hecho.

Raúl Martínez

  Martes 9 de octubre 2018 7:08 hrs. 
bolsonaro





Con un discurso misógino, anti minorías y principalmente contra el Partido de los Trabajadores, el ultraderechista Jair Bolsonaro se colocó a sólo cuatro puntos de haber alcanzado la presidencia del país más grande en territorio, población y economía de América Latina en primera vuelta.

Sus diatribas contra mujeres y homosexuales, así como la amenaza de fusilar a los militantes del PT no provocaron el rechazo de la población. Al contrario. Y su libreto tuvo efectos extensos porque logró ampliar su base parlamentaria desde un único diputado a más de 50 a nivel federal. Entre ellos destaca el caso de su hijo, Eduardo de 34 años, se convirtió la noche del domingo en el diputado más votado en la historia del país con más de 1,8 millones de votos.

Su estrategia que lo mostró fuera de los márgenes de la política tradicional hicieron de Bolsonaro un candidato atractivo para el electorado al cual invariablemente se le bombardeó en los últimos años con mensajes acerca del desorden en el que había dejado a Brasil la época de gobiernos del PT con Lula y Dilma Rousseff a la cabeza.

Por esto las próximas dos semanas serán intensas para la militancia petista. Será el momento para Fernando Haddad, el candidato presidencial del PT, de dar a conocer su programa de gobierno e intentar revertir lo que para muchos es el serio riesgo de que un ultraderechista llegue a la sede del gobierno en Brasilia.

Para el doctor en sociología de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro Alexis Cortés, lo hecho por Haddad en las pocas semanas de candidatura, entre el 12 de septiembre y el 7 de octubre, demuestran que está a la altura del desafío, aunque la disputa es compleja.

“Probablemente él va a tener que buscar aliarse con todos los sectores democráticos que ven en Jair Bolsonaro una amenaza real a la democracia. Por lo tanto debería centrar bastante más su discurso y encabezar una campaña lo más amplia e inclusiva posible. El escenario es muy difícil de revertir, pero no imposible. Aunque en caso de ganar los problemas no se acaban porque se eligió un parlamento mucho más conservador que el anterior”, comentó el especialista en conversación con Radioanálisis de Radio y Diario Universidad de Chile.

Cortés se refirió además a la composición parlamentaria, donde “ahora hay mucho más partidos, cerca de 30 con representación. Y tradicionalmente hay un sector que se llama como el ‘Gran Centro’ del Parlamento que está constituido básicamente por partidos de derecha y normalmente se inclinan a apoyar al candidato que resulta electo. Aunque yo diría que sus posturas tenderían a identificarse mucho más con Jair Bolsonaro, en el caso de ganar Haddad por una cuestión fisiológica como se acostumbra a decir en Brasil, terminarían sumándose a la mayoría”.

Respecto de los sectores donde los candidatos deberán ir a buscar el caudal de votos que les permita alcanzar el triunfo en la segunda vuelta del próximo 28 de octubre, el sociólogo puntualiza que Bolsonaro logró penetrar en sectores más allegados al PT en elecciones pasadas.

“Jair Bolsonaro logró penetrar en un electorado que hasta ahora continuaba siendo hegemonizado por el PT, me refiero a sectores populares, principalmente por el efecto que tuvo el apoyo explícito de la Iglesia Universal en los últimos días. Y también el hecho de que Bolsonaro consiguiera aparecer como un candidato antisistema, algo que es mucho más difícil que Haddad logre representar”, puntualizó.