Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Cumbre del Vaticano: “Cuando fui abusada, la Iglesia me dejó sola”

La segunda jornada de la reunión que se celebra en el Vaticano sobre los abusos por parte del clero arrancó con la lectura del testimonio de una víctima de abuso.

Diario Uchile

  Viernes 22 de febrero 2019 13:56 hrs. 





“Cuando Jesús estaba a punto de morir, su madre estaba con él. Cuando fui abusada por un sacerdote, mi madre Iglesia me dejó sola”. Con este crudo testimonio comenzó la segunda jornada de la reunión sobre abusos a menores en el Vaticano, que cuenta con la participación de 180 líderes religiosos de todo el mundo.

La reunión de este viernes estuvo marcada por la ponencia del arzobispo de Bombay, Oswald Gracias, quien señaló la obligación que tienen los abusadores al interior de la Iglesia de rendir cuentas por sus actos. “La Iglesia no vive solo en un mundo aislado creado por ella. La Iglesia vive en el mundo y con el mundo. Aquellos que son culpables de un comportamiento criminal, en justicia, tienen la obligación de rendir cuentas ante las autoridades civiles por dicho comportamiento”, afirmó Gracias.

Los 21 puntos del Papa

Durante las jornadas iniciales del encuentro, titulado “La protección de los menores en la Iglesia”, el Papa Francisco manifestó que los fieles esperan “no solo simples y obvias condenas, sino disponer medidas concretas y efectivas. Es necesario concreción”. En esa línea, propuso 21 “puntos de reflexión” para guiar la cumbre.

Entre éstos, el Papa propuso generar un protocolo que especifique los pasos a seguir por las autoridades eclesiásticas en todos los momentos posteriores al surgimiento de un caso.

Por otra parte, en entrevista con EFE, Juan Carlos Cruz, una de las víctimas del sacerdote Fernando Karadima, señaló que si bien espera que “algo bueno” salga del encuentro, las propuestas realizadas por Francisco le parecen “algo básicas”.

También afirmó que la falta de protocolos anteriores no pueden ser tomados como excusa por los obispos. “Por favor, no puedes violar y abusar de un niño, una niña, de una persona vulnerable, de una mujer ni en el siglo XXI ni en la Edad Media. Éstos (los protocolos) no pueden ser una excusa”.

Cruz fue invitado a participar de la primera jornada de la cumbre junto a otras once víctimas de abuso sexual y de poder por parte de la Iglesia. Su testimonio fue escuchado el día de ayer por los 190 obispos presentes en la reunión convocada por el Vaticano.