Diario y Radio U Chile

Año XI, 21 de julio de 2019

Escritorio

Movilizaciones en Instituto Nacional

Marcelo Zúñiga C. Cartas al Director |

  Martes 2 de julio 2019 8:47 hrs. 

Señor Director:

Mucho se ha hablado acerca de las movilizaciones y actos de violencia que se han registrado en el Instituto Nacional estos últimos meses. El Alcalde Alessandri, erróneamente sitúa el inicio de estos acontecimientos en el período de la administración municipal anterior. Algunos otros sitúan el inicio en el año 2006, con el movimiento “Pingüino” y otros lo sitúan en el año 2011.

La verdad es que ninguna de esas fechas es efectiva al momento de intentar encontrar el origen de los actos de movilización en el Instituto Nacional.

El primer acto de movilización, huelga, toma o como quiera llamársele, en el Instituto Nacional tuvo lugar el día 6 de septiembre de 1833, a veinte años de su fundación. Aquel día, se produjo una importante rebelión en el estamento estudiantil, en forma reactiva frente a las prácticas autoritarias, tanto del rector de ese entonces, el presbítero Blas Reyes Saravia, como también de las del entonces ministro del Interior, Diego Portales, cuyo acto de inflexión para el Instituto Nacional, fue el decreto emitido al intendente de Santiago para que se encargara “del arreglo de la policía y disciplina del Instituto Nacional”.

Benjamín Vicuña Mackenna recuerda “pasada la medianoche del 5 de setiembre, ochenta colegiales del patio de los grandes salieron de sus salones y se precipitaron sobre el cuarto del rector don Blas Reyes, que felizmente escapó por una puerta de travieso”. Posterior a los hechos se estableció una junta de educación para perseguir a los actores. “Les preguntaba la junta, […] quiénes habían sido las cabezas que había dirigido aquella, y su contestación era: ¡Todos! y no se les oía otra voz, que era la voz de generosas almas juveniles que temen a la infamia más que al castigo”.

Los principales insurrectos fueron José Victorino Lastarria, Marcial González, Hipólito Guzmán, entre otros.

De esta manera, me gustaría visibilizar que la historia de las movilizaciones dentro del Instituto Nacional no es, meramente, de este siglo, sino que, de toda su vida. Desde sus albores el Instituto Nacional se ha manifestado frente a las injusticias.

 

El autor de esta carta es expresidente de la Academia de Letras del Instituto Nacional (fundada en 1940).