Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 30 de junio de 2022

Escritorio

Hugo Herrera y futuro de la centroderecha: “Con la derrota de Kast la vía economicista y del orden público mostró sus límites”

El filósofo y académico vinculado al sector valoró también la actitud mostrada por Gabriel Boric luego de la victoria, con gestos hacia el actual gobierno y "con planteamientos claramente republicanos".

Diario UChile

  Jueves 23 de diciembre 2021 10:15 hrs. 
El analista político Hugo Herrera.

Compartir en

En conversación con Radioanálisis, el filósofo y académico de la Universidad Diego Portales, Hugo Herrera, se refirió a los resultados de la segunda vuelta presidencial y a la reconfiguración del mapa político en el país luego de la victoria de Gabriel Boric.

Consultado por el director de Radio Universidad de Chile, Patricio López, respecto de lo que sucedió el pasado domingo, Hugo Herrera destacó, en primer lugar, el comportamiento y el respeto hacia las instituciones republicanas. “Si bien es cierto que en la última etapa de la campaña uno pudo ver candidatos bien polarizados, sobre todo Kast, el domingo en la noche se dieron gestos que son importantes”.

En ese sentido, Herrera destacó “la rapidez con que se entregaron los resultados habla de una institucionalidad electoral que nos ahorra malos ratos importantes. Segundo, la contundencia del resultado y además la rapidez del gesto de Kast de reconocer la derrota es bueno no solo para él sino que para el país, porque da cuenta de que esto no es lo que ocurrió en Estados Unidos con Trump y que más allá de las posiciones que pueda tener en algunos temas, estamos ante un sistema democrático donde las partes se reconocen recíprocamente”.

Hugo Herrera valoró también la actitud mostrada por Gabriel Boric luego de la victoria, con gestos hacia el actual gobierno y “con planteamientos claramente republicanos en el sentido de que él habla del otro candidato como un interlocutor válido, valida al otro sector, repara en la importancia de llegar a grandes acuerdos con la futura oposición y el discurso también incluye aspectos típicos de un discurso liberal político”.

Respecto de las diferencias entre lo que ha mostrado Gabriel Boric durante estos días y lo que ha representado la figura del actual Presidente Sebastián Piñera, Herrera señaló que “más allá de que mis posiciones son de centro derecha, creo que el gran déficit o uno de los grandes déficits de los dos gobiernos de Piñera ha sido la falta de sensibilidad republicana”.

En esa línea, el académico agregó que “hay que reconocer que él ha sido eficaz en temas de gestión, pero el punto es que con gestión y economía resuelves algunos asuntos, pero no todo es eso. Piñera ha entendido la política desde la gestión y la economía y eso ha sido fatal. No solo para el impulso del proceso político, sino que para el propio gobierno que ha actuado en contra de sí mismo”.

Sobre la responsabilidad que ha tenido la derecha en general en el devenir del proceso político actual, Hugo Herrera afirmó que “efectivamente Piñera no es un bicho raro en la derecha, sino que es parte de un contexto general en donde desde la dictadura en adelante cuaja algo nuevo que fue muy influyente. Es lo que Jovino Novoa llamó el Chicago-Gremialismo, o sea, contingentes de chilenos que se habían ido a estudiar a la Universidad de Chicago, se coordinan y entran en contacto con los gremialistas de Jaime Guzmán y ahí dos doctrinas se coordinan: la de Friedman con la idea de Jaime Guzmán de una subsidiariedad entendida de manera negativa. Y la dictadura logra cuajar eso”.

Al respecto, Herrera explica que “pasó entonces que la tradición bicentenaria de la derecha chilena que era mucho más diversa, más política, queda en el pasado y se impone una hegemonía que perdura hasta hoy, de un sector que entiende la política eminentemente desde la economía y como abstención del Estado. Entonces tienes ahí una dificultad formidable a la hora de hacer política porque si tu tesis política es que hay que achicar el Estado y minimizar su poder, bueno, qué haces cuando ganas el Estado. Ahí se genera una contradicción”.

Respecto del reordenamiento del sector, el académico detalló que “yo creo que pasaron cosas interesantes porque, no obstante terminó siendo un desastre sobre desastre, con unas primarias en el sector donde Sichel, que era apoyado por cinco empresarios, sin propuesta política, se desploma apenas se enfrenta a una discusión con José Antonio Kast, que era una versión más original del asunto. Entonces, la derecha termina apoyando a un candidato extremo que fue dañino finalmente”.

Herrera añade que “Desbordes desde el 2014 en Renovación Nacional, con Cristián Monckeberg, lideró un proceso de renovación ideológica donde trata de volver a la derecha histórica y con una idea de una derecha mas de talante europeo, más moderada y eso lo hicieron con varios hitos. Después viene la candidatura de Desbordes donde tratamos de reimpulsar una centroderecha consciente de su pasado histórico bicentenario y de las otras tradiciones. Una centroderecha más política que invierte la tesis de Friedman. Octubre de 2019 nos dejó claro que no es un orden económico neoliberal la base de todo, sino que en cierto modo es al revés”.

Por lo mismo, Herrera sostiene que “con la derrota de Kast la vía economicista y del orden público muestra sus límites. Y, por tanto, la otra es la que queda en mejor posición y segundo, viene un proceso de reflexión donde creo que es importante para hacer un diagnóstico y reparar en las incapacidades de comprensión que tenía el otro discurso”.

Finalmente, respecto del apoyo entregado por la centroderecha a José Antonio Kast, Hugo Herrera señaló que “el apoyo fue a regañadientes, esto generó dispersión. Hay gente de Evopoli, hay gente de Renovación Nacional, del entorno mismo de Mario Desbordes donde me incluyo, que no apoyó la candidatura de José Antonio Kast. Pero, efectivamente la derecha lo apoyó y rápido y ahí creo que fue un error de los partidos”.

De todas formas, Herrera sostiene que “hubo un error fundamental en no haber definido antes un conjunto de condiciones programáticas con las cuales negociar la incorporación de los partidos de Chile Vamos a la campaña. Ahora, apoyarlo en el caso de Mario Desbordes yo lo entiendo, aunque no lo compartía, como una opción legitima en el sentido de que es militante de RN y que hay compromisos adquiridos. Creo que también no hay que perder de vista que a medida que te acercas a una candidatura tienes la capacidad de influir y eso se notó”.

Síguenos en