Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

“Todos nos vemos en ese mar que nos calmó”: La foto presidencial de Boric en la voz de sus autoras

Valentina Palavecino y Paloma Palomino comparten la autoría de la que quizás es, desde la vuelta a la democracia, la fotografía presidencial más comentada. ¿Cómo llegó una imagen protocolar a ser revendida por los ambulantes en los alrededores de La Moneda el día del cambio de mando? El mar de Tunquén, como fondo real, ofrece las pistas que complementan los simbolismos de los que tanto se ha hablado en los primeros días del nuevo gobierno.

Eduardo Andrade

  Domingo 20 de marzo 2022 9:20 hrs. 
Portada


Gabriel Boric caminó solo hasta la quebrada. Al frente: Tunquén, una playa del litoral central rodeada por humedales, que se nubla por las mañanas y se despeja antojadiza. Valentina Palavecino y Paloma Palomino, ambas fotógrafas, estudiaron la zona con dos meses de anticipación. Las opciones que barajaban junto al equipo del aún entonces presidente electo incluían también al Castillo Wulff, en Viña del Mar, al Cerro Castillo y a una casa en Isla Negra. Pero lo que siempre estuvo claro desde la reunión que tuvieron en enero con un grupo de artistas y creadores visuales, donde también participó la Premio Nacional de Artes Plásticas de 2017, Paz Errázuriz, es que no querían una foto en interiores.

—Él (Gabriel Boric) no conocía el lugar. Entonces, creamos una situación, un ambiente que fuese entretenido para él y creo que eso se nota —dice Paloma Palomino en la semana posterior al develado de lo que hoy es, quizás, la fotografía presidencial más comentada desde el retorno a la democracia.

—¿Qué otras ideas tenían en mente?

—Valentina: Hubo varios bocetos raros. A mí en algún momento me pareció que estábamos sobrecargando una imagen y que, al tratarse ya del presidente más joven de nuestra historia, se representaba por sí solo. Ahí la Paloma dijo algo muy bacán, que era como, “yo quiero recordar una foto bonita, y algo que esté bien hecho marca mucho más que hacer una foto pretenciosa que quieres que diga todo”. No se puede decir todo en una foto.

1

—Paloma: Me acuerdo que se habló del mar y de Magallanes por la franja en donde en algún momento el Presidente estaba en el mar. También alguien dijo, quizás podríamos utilizar el desierto, que es como parte de la geografía de Chile que nunca se ve. Hubo ideas de hacerlo en La Alameda y otra dentro de la oficina de La Moneda porque que eso invitaba a la gente a entrar al palacio. A nosotras nos parecía que eso era todo lo contrario.

—¿Revisaron otras referencias? Al menos en los últimos años en Chile, no hay antecedentes de una foto así en exteriores.

—Paloma: Hay un referente muy claro de las fotos presidenciales, que es Obama y su fotógrafo que es Pete Souza. Siempre que se habla de presidentes, al tiro se habla de Obama y de Pete Souza. Yo encuentro que Obama y Gabriel Boric tienen una diferencia gigante en muchos sentidos, desde la edad, la forma de ser, la personalidad. Me parecía que era un referente muy lejano.

—Valentina: Hay una en exteriores de Piñera, la que sacaron este año. Salió en un fondo verde, pero es como el patio de una casa y la iluminación tiene un flash.

—Paloma: Esa foto es bien comentada porque se nota que no hay una propuesta. No creo que haya sido improvisada porque igual los presidentes se preocupan mucho de su imagen, pero la propuesta ahí es bien vacía.

2

***

Ninguna oculta su voto en lo que fueron las primarias de Apruebo Dignidad. De hecho, Valentina Palavecino confiesa haber tomado parte activa repartiendo volantes durante la campaña de Daniel Jadue y pese a la posterior victoria de Gabriel Boric, en donde también participó, se unió a las filas del Partido Comunista en febrero de 2022.

Estos dos últimos años, con la pandemia a cuestas, Palavecino, que venía desarrollado la mayor parte de su trabajo retratando a la escena musical chilena desde su intimidad hasta los escenarios, sobrevivió colaborando con la fotografía fija de diversos videoclips musicales, dentro de los que destaca Amores de la cantante Natisú. Por su parte, Palomino, proveniente de la fotografía documental y del trabajo institucional dentro de la Secretaría de Comunicaciones durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet —a la que siguió por más de cuatro años— apostó por la edición y las colaboraciones independientes.

—¿Qué sensaciones les dejó la contienda electoral entre Boric y Kast?  

—Valentina: Lo recuerdo como un momento muy álgido de mi vida y también de muchos sentires. Creo que nunca un gobierno antes me había afectado tanto al punto de pensar en que, más que irme del país, si salía Kast iba a hacer la resistencia acá, con la gente que se quedara. Era la primera vez que sentía que iba a cambiar algo de mi vida y por eso me puse a disposición.

—Paloma: Jadue era mi candidato en un principio y recuerdo que fui muy contenta a votar por él porque sentía que por fin había alguien por quien quería mucho votar. Pero no ganó y volví a entrar como en ese hoyo de sentir que esto no se acaba. Creo que, a diferencia de la Valpa, que tomó las riendas de la situación, a mí me pasó personalmente que me deprimí y solo de a poco empecé a ver luces. Ahora siento que hay que apoyar y trabajar, la foto oficial es un ejemplo de eso.

3

—Mucho se ha hablado de los simbolismos que está proyectando este gobierno. ¿Cuál es su lectura, por ejemplo, de que para este trabajo se haya elegido a dos mujeres que provienen de un rubro tan precarizado como la cultura?

—Paloma: En el mundo de la fotografía hay mucho machismo y ésta es también una señal muy importante especialmente para las fotógrafas. Los cambios de mandos, el mundo de la política está lleno de hombres. Los fotógrafos de los presidentes deben ser el 95 por ciento hombres. Es cosa de ver donde está la prensa y son todos hombres. Es buena señal decir que la imagen de los grandes líderes también está hecha por mujeres. Creo que es un cambio que tiene que empezar a pasar.

—Valentina: Es una buena señal que dos mujeres hagan la foto de un líder porque hay una deuda histórica hacia nuestros cuerpos que solo se agudiza entrando a espacios machistas como lo es la fotografía. Venimos con algo distinto porque en cierta forma somos disidencia, por eso es lindo que este trabajo sea de un colectivo de mujeres.

***

La mañana del 11 de marzo, horas antes del cambio de mando y de la publicación de la fotografía oficial del nuevo mandatario, el alcalde de Cerro Navia, Mauro Tamayo, se hizo viral en redes por adelantarse a la implementación de la fotografía presidencial en las oficinas de la municipalidad. En paralelo, manadas de tuits sugerían casarse en los próximos cuatro años para aparecer con la imagen de Gabriel Boric adornando las paredes del Registro Civil. En la última semana, las declaraciones de las autoras del retrato ya develando dieron vueltas por distintos medios nacionales, incluida la televisión.

—Me da la impresión de que nunca hubo tanto revuelo mediático por una foto de este calibre. ¿Cómo tomaron este fenómeno?

—Valentina: Cuando uno suelta una fotografía ocurre lo que se denomina la muerte del autor. Es lindo ver que han hecho tantos análisis que con la Paloma compartimos, y que se logró entender. Quizás es la emoción de por fin encontrarnos con un presidente humano, sensible, que va hasta allá, que se da el tiempo de vivir las cosas. Creo que se junta con las cosas que queríamos mostrar, lograr una foto bien hecha, que quedara en la mente de las personas.

4

—Paloma: Con la Valpa nos hemos compartido tiktoks. Una chica imprimió la foto y la puso en su taller de tatuajes, una profesora dijo que la había puesto en la sala, esa piratería de la foto me encanta, lo hace popular y no me lo esperaba. El día del cambio de mando, que la foto esté impresa de forma pirata en los quioscos afuera de La Moneda, para mí vale mucho. Poder hablar de una sola imagen, de una foto oficial, y no como antes que se hablaba de piñericosas y memes, me gusta.

—He visto posteos en sus redes sociales, cada una a su estilo guarda un registro del detrás de cámaras del día de la foto. ¿Con qué recuerdo se quedan?

—Valentina: Se mezclaban sentimientos de felicidad, pero también mucha presión de que no nos vieran fallar. Eso pasa mucho trabajando como mujer en espacios guiados por hombres, que no te vean fallar, que no te vean cometer un error. Más allá de que todas estén relajadas en el lugar, tu autoexigencia es distinta porque te pueden dejar abajo simplemente por tu género. Pero lo que destaco de ese día es todo lo que trabajamos no permitió que se opacara la felicidad del momento.

—Paloma: Queríamos que el Presidente fuera a la locación, que estuviera ahí, con los pies con tierra, pisando maleza, porque esa experiencia es distinta a hacer, por ejemplo, un fotomontaje. Pudimos sacar fotos del backstage del Presidente yendo a la quebrada solo porque eso pasó. De repente el Presidente caminó solo y eso hace que la experiencia de estar en locación sea mucho más grande. Que Gabriel Boric hable sobre el mar, se detenga a pensar, a observarlo, cuando días después iba a asumir como presidente, no hubiera sido lo mismo en un estudio.

—Valentina mencionó en alguna entrevista que en un principio su familia se opuso a la idea de que estudiase fotografía, pero hoy acaba de fotografiar a un presidente…

—Valentina: Mi familia hizo las pases conmigo cuando empecé a retratar a músicos famosos y mis fotos empezaron a salir en los diarios. Este es otro de los hitos que se esperaban. Fue lindo acercar con este retrato un lenguaje no publicitario, queríamos que esta foto tuviera un lenguaje de luz natural porque ahí me puedo ver yo yendo chica a la playa del litoral central. Todos nos podemos ver en el Pacífico que nos bañó, que nos calmó.

—Paloma:  A muchos de nuestros cercanos les llama la atención y nos preguntan, cómo llegaste ahí. Generalmente las grandes productoras se toman estos trabajos. La foto de Bachelet, por ejemplo, está hecha por una productora, no tiene autoría, nadie sabe quién la hizo. Cuando nos preguntan cómo llegamos aquí, les decimos, nos propusimos y nos pescaron.