Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 14 de abril de 2024


Escritorio

En una década: Mujeres que sufrieron violencia intrafamiliar subieron de 32,6% a 44%

El estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Chile reportó, además, que entre los principales motivos para no denunciar esta situación fue “porque no fue algo serio y no lo consideró necesario”.

Diario UChile

  Jueves 27 de abril 2023 11:03 hrs. 
Valparaiso, 26 de abril de 2020.
Recreacion. Tematicas violencia intrafamiliar.
Raul Zamora/Aton Chile

Compartir en

La violencia intrafamiliar es un problema que afecta profundamente a la sociedad chilena, pero que sufren principalmente las mujeres. En este contexto, los investigadores de la Universidad de Chile, Camila Trujillo y Damian Clarke, realizaron una investigación con el objetivo de proporcionar un diagnóstico basado en diversos indicadores asociados a VIF en Chile.

Para esto, consideraron estadísticas delictuales de VIF provenientes de las últimas tres versiones de la Encuesta Nacional de Violencia Intrafamiliar (ENVIF), un sondeo de seguimiento con el mismo marco muestral de la ENVIF y las estadísticas del Centro de Estudios y Análisis del Delito (CEAD).

De acuerdo a datos de la encuesta y del sondeo de seguimiento, el análisis arrojó que en el caso de la “Prevalencia Vida”, que se refiere a mujeres que han sufrido algún tipo de violencia intrafamiliar durante su vida, hubo un aumento desde 32,6% en 2012 hasta 44% en 2022, lo que muestra un alza de 11,4 puntos porcentuales en solo 10 años.

En tanto, en la “Prevalencia Año”, referida a mujeres que en los últimos 12 meses han sido víctimas de algún tipo de violencia, la cifra pasó de 18,2% en 2012 a 23,3% en 2022.

Por otra parte, las estadísticas del CEAD, a diferencia de la Encuesta, revelan un panorama muy distinto en la cantidad de casos de violencia intrafamiliar en Chile. De acuerdo a los delitos registrados por esta plataforma, en 2022 el 1,5 % de mujeres a nivel nacional fue víctima de VIF.

La investigadora del Fondo de Género, Economía y Políticas Públicas del Instituto Milenio, Camila Trujillo, afirmó que “las cifras conocidas por las policías e instituciones públicas respecto de los delitos de VIF difieren mucho de la realidad. Las estadísticas de la encuesta son de aquellas mujeres sondeadas que reportan haber sido víctimas de VIF, las que pueden o no haber denunciado y por esto la diferencia es tan amplia. La realidad de cómo se manifiesta este fenómeno lo entrega la encuesta, pero sólo vemos los casos que entrega el CEAD, es decir, solo conocemos la punta del iceberg”.

Según Trujillo y Clarke, la brecha entre incidencia y denuncia ante casos de violencia contra la mujer es bastante alta. De acuerdo a la Encuesta y al sondeo de seguimiento, las denuncias en sucesos de violencia en espacios laborales cayó de 30,8% en 2017 a 13,6% en 2022.

En violencia psicológica y física, las denuncias también han caído, pasando de 27,6% en 2012 a 18,6% en 2022, y de 36% en 2012 a 28,2% en 2022, respectivamente.

En tanto, los principales motivos de por qué las mujeres víctimas de VIF no denuncian son: Porque no fue algo serio y no lo consideró necesario; le daba vergüenza contar su situación; y porque no cree que denunciar sirva o había denunciado antes y no pasó nada.

La investigadora señaló que “para conocer la real magnitud de este delito, es importante que estos hechos se denuncien. Pero ocurre que los canales y mecanismos de denuncia no son muy eficaces ni confiables, ya que las víctimas tienen miedo a denunciar por posibles represalias del agresor o creen que acudir a las autoridades no tendrá efecto”.

“Además, aún existe una naturalización de la VIF, donde las mujeres creen que estos delitos no son tan graves o que no son un problema serio que se debería denunciar. Para revertir esta situación, es importante concientizar y educar a la sociedad en estos temas, ya que no es sólo un problema del sistema policial o judicial, sino que a nivel cultural y que requiere articulación en varias áreas”, concluyó Trujillo.

A nivel regional

En cuanto a la situación regional de la Prevalencia Año, Arica y Parinacota muestra un alza relevante, pasando de 17% en 2017 a 35% en 2022, lo que significa un aumento de 18 puntos porcentuales de las mujeres que en los últimos 12 meses han sido víctimas de algún tipo de violencia.

Otras regiones que evidenciaron crecimiento importantes son Tarapacá, que pasó de 18% en 2017 a 29% en 2022; Antofagasta, que subió de 20% en 2017 a 27% en 2022; Atacama, que ascendió de 12% en 2017 a 22% en 2020, manteniéndose en 21% en 2022; y Valparaíso, que trepó de 22% en 2017 a 28% en 2022.

Los resultados preliminares indican que en 2022 las regiones con menor Prevalencia Año fueron Los Lagos y Magallanes, con un 16,6% y 18,3%, respectivamente; mientras que en el período entre 2020 y 2022 se observa que en la mayoría de las regiones la prevalencia VIF general aumentó, con la excepción de la Región de Atacama, Coquimbo, Maule, Biobío y La Araucanía.

Foto por Agencia Aton
Síguenos en