Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 18 de mayo de 2024


Escritorio

Leonarda Villalobos se querella contra familia Sauer y revela objetivo de cita con Hermosilla

La abogada los acusa de haberse “aprovechado” de su confianza, invertir en Factop, e involucrarla en una trama en la que “ha sacado la peor parte”. Villalobos detalló al tribunal que perdió todos sus ahorros en dicha empresa.

Diario UChile

  Lunes 19 de febrero 2024 19:00 hrs. 
Caso audios

Compartir en

La abogada Leonarda Villalobos presentó una acción judicial dirigida en contra del socio principal de Factop, Daniel Sauer, su hermano y su padre, además de Rodrigo Topelberg; por los delitos de estafa, falsificación, asociación ilícita, entre otros.

La abogada, según publica La Tercera PM, sostiene en el escrito que es “víctima de las actuaciones de los querellados”, siendo “la más perjudicada en esta historia”. Sobre la información que manejaba del SII, aseguró haberla obtenido desde fuentes abiertas.

La querella fue interpuesta el 15 de febrero y acogida a trámite por el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago, derivando los antecedentes al Ministerio Público.

En el texto de 19 páginas Villalobos, a través de su abogada Alejandra Borda, los acusa de haberse “aprovechado” de su confianza, invertir en Factop, e involucrarla en una trama en la que “ha sacado la peor parte”.

“La familia Sauer generó una relación con doña María Leonarda Villalobos, que partió de forma usual con la solicitud de una asesoría, y comenzó a adquirir características personales, cuando fue involucrando el conocimiento mutuo de las familias. En particular la figura del patriarca de la familia, don Alberto Sauer, asumió un rol bastante paternalista con mi representada, argumentando una antigua relación de amistad con el padre fallecido de la misma, por lo que comenzó a convertirse en una figura de respeto y referencia para la querellante”, dice la querella.

Fue en 2017 cuando Alberto Sauer se conoce con Villalobos, según se consigna en la querella. Una de las primeras situaciones que se revisaron fue la de Daniel, hijo de Alberto, quien cargaba con un proceso sancionatorio por parte del SII.

“Se fijaron las gestiones y reportes periódicos que se debían ejecutar, así como la información que se debía proporcionar. Esto no fue óbice para dentro de las primeras gestiones efectuadas, y actuando en calidad de agente oficioso ante el SII, requiriendo información pública, mi representada y su equipo, se encuentran con la sorpresa de que en el caso de la casa y los giros del SII existía otro abogado que ya tenía encomendadas estas gestiones por parte de don Daniel Sauer, quien señala que la relación profesional con dicho abogado había terminado y que, por tanto, se seguiría la estrategia y acciones acordadas con ella, aun cuando mi clienta le hace presente que las presentaciones previamente estaban en proceso de ser resueltas”, recordó.

En esa misma línea, agregó que “es producto de esta información recabada en el propio SII que mi mandante se encuentra con la resolución de una de las peticiones administrativas efectuadas anteriormente, la cual había sido rechazada por no acompañar los antecedentes fundantes de dicha presentación (énfasis agregado), por lo cual mi representada decide junto con su equipo de trabajo presentar una nueva petición administrativa pero argumentando desde otra perspectiva (…) dejando sin efecto los giros reclamados, mediante una resolución fundada del SII”.

A partir de eso todo se encaminó de manera normal, hasta el 2022, cuando -de acuerdo al relato de su abogada en la querella- es que Villalobos comenzó a percatarse de situaciones que “no le cuadraban”.

“Aprovechándose de esta relación de confianza recíproca, los querellados comenzaron a emitir facturas a la consultora de mi representada (Steuern SpA) por servicios que nunca se prestaron y también facturas a mi propia cliente como persona natural, hasta el momento en que su contador le comunica a finales del año 2021 de la existencia de un conjunto de documentos tributarios que no decían relación alguna con las actividades de su empresa y que por tanto ‘no cuadraban’ dentro de la contabilidad de la misma”, se lee en el documento.

Los primeros meses del año 2023, en tanto, estuvieron marcados por la constante necesidad de presionar a ambos hermanos Sauer a enmendar esta situación, hasta que “los hechos se precipitarían”.

Leonarda Villalobos recordó que en marzo del año pasado iba caminando por la calle cuando recibió un llamado de Daniel Sauer: “¿Supiste que nos cerraron la corredora?”, le preguntó el empresario, de acuerdo al relato consignado en la querella. La abogada le reconoció que no sabía del tema, y una vez que Sauer le explica los efectos de esta situación, ella no hace más que insistirle en que el mercado de valores no es lo suyo. Es ahí que surge el nombre de Luis Hermosilla.

“Daniel Sauer le indica que deben juntarse con un abogado personal y de confianza, quien le explicará los alcances de esta suspensión y cómo se podría revertir”, se señala en el texto. Ese abogado era Hermosilla, con el cual se juntan, primero, el 23 de marzo del 2023.

La situación “siguió de mal en peor”, hasta el 22 de junio, día de la polémica reunión. La abogada de Factop ha insistido ante la Fiscalía que lo que hizo fue para demostrarle a Topelberg las operaciones que se estaban haciendo a sus espaldas.

En la querella se menciona que “es en esos mismos días previos cuando se encuentra con el señor Topelberg en el pasillo y le preguntó si conocía la situación ‘desastrosa’ en la que le parecía, se encontraba Factop, y este le responde que existe ‘falta de liquidez’, pero que es momentáneo, porque incluso él, en sus propias palabras, ha efectuado varios aportes de dinero en el corto tiempo, trayendo dinero desde sus cuentas en Estados Unidos”.

En esa misma línea, señala que “con esta alerta, los días previos a la cita, mi clienta extrajo información de distintas fuentes abiertas y públicas, revisa RUT y empresas a las cuales se facturaba y se entregaba financiamiento, siendo grande su sorpresa al encontrarse con un número relevante de compañías que para ella eran desconocidas y que figuraban en un Excel ‘contable’”.

En dicha revisión -exponen en la querella- se encontró con que 90% de las empresas pertenecían a un mismo holding, misma familia, y “reconocidamente relacionados a las familias Sauer y Topelberg, personas con las cuales la familiaridad era tan grande que se trataban de ‘primos’; pero, lo que es peor, se encontró de frente con el notorio indicio de la existencia de un esquema de elaboración, emisión y recepción de facturas ideológicamente falsas”.

Lo que detonó su salida del holding, sin embargo, ocurrió tras la cita del 22 de junio. “Ese día asistió a la reunión citada en las oficinas del abogado Sr. Luis Hermosilla (…) su participación fue marcada por el convencimiento de que debía registrar las respuestas que se darían cuando presentara la delicada situación, que rayaba en actos delictuales”, sostuvo.

Para Villalobos y su defensa -de acuerdo a lo relatado en la querella- “la familia Sauer abusó de la credulidad, lealtad y confianza de parte mi representada y de otros más, al aportar o invertir dinero en una empresa que terminó siendo una máquina defraudatoria; y los Topelberg Speisky abusaron de manera consciente y premeditada de su credulidad al decirle a mi representada que nada sabían de lo que ocurría, y que guardarían la reserva de su información”.

La abogada detalló al tribunal que perdió todos sus ahorros en Factop, pero también su imagen personal por estar “en el escarnio público”.

Síguenos en