Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 24 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ
Julio Hurtado

Talca en riesgo de destrucción

Julio Hurtado | Jueves 13 de mayo 2010 15:28 hrs.


En estos comentarios, siempre que nos hemos referido al cataclismo que asoló a nuestro país a fines de febrero, hemos venido insistiendo en que se debe estar muy atento con el proceso de reconstrucción.

Creo que nuestro país corre el peligro que los resultados del proceso de reconstrucción, en el campo social, cultural, patrimonial, e incluso el material, puede ser más nefasto y destructivo del tejido social de nuestra sociedad, que el mismo terremoto y maremoto.

Para algunos de ustedes, quizás esta afirmación parezca exagerada y majadera. Sin embargo, lamentablemente, observemos con detención lo que esta sucediendo en Talca, una de las ciudades mas afectadas por el cataclismo.

El centro de la ciudad, que quedó destruido en un alto porcentaje, se caracterizaba por su valor patrimonial, por el funcionamiento de distintos usos (comercio, servicios, industria liviana, vivienda), y por la convivencia de distintos sectores sociales (cuestión extrañísima en nuestras ciudades).

En este centro histórico talquino, múltiple, bello e integrado, la reconstrucción puede ser más peligrosa y devastadora que el terremoto. Es así que las autoridades municipales, sin ninguna sensibilidad (tal vez las urgencias no permiten dedicar el tiempo para estos menesteres de preservación patrimonial y de tejidos sociales), y por intentar evitar posibles desastres futuros, están marcando con una x todo lo dañado, pero sin discriminar lo que puede ser recuperable.

En este contexto, algunas empresas están comprando, a vil precio, las casas dañadas por el terremoto (que constituyen un alto porcentaje del centro histórico de la ciudad) para futuros emprendimientos inmobiliarios, los cuales terminaran definitivamente con la arquitectura patrimonial, característica de esa ciudad.

Pero, sobre todo, este hecho significará la expulsión de pobres a la periferia de Talca, quienes pasarán a ser doblemente mas pobres, ya que por un lado, habrán vendido su propiedad a un precio bajísimo, y por otro lado, serán pobres por el hecho de dejar de vivir en las zonas centrales de la ciudad, donde la pobreza se atenúa, debido a las mayores posibilidades, de todo tipo, que tienen los habitantes de las zonas centrales.

En este preocupante ejemplo se demuestra, con meridiana claridad, que la acción sin contrapeso del mercado y del sector privado (que ha sido otro de los majaderos y exagerados tópicos de estos comentarios) no permite la reconstrucción de la ciudad, ni el necesario mejoramiento del tejido social.

Lo que si estamos seguros es que esta situación derivará en un afeamiento del centro histórico, y en la expulsión de pobres a la periferia de la ciudad de Talca.

El contenido vertido en esta Columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de Diario y Radio Universidad de Chile.