Diario y Radio U Chile

Año XII, 12 de julio de 2020

Escritorio MENÚ

Inédito recorrido y pérdida de becas marcan nueva movilización estudiantil

En conversación con la primera edición de Radioanálisis, el presidente de la FECH, Andrés Fielbaum, subrayó la importancia de esta convocatoria, que será la última antes del discurso presidencial del 21 de mayo. Una marcha que está cruzada por la pérdida de beneficios desde el Mineduc y por la decisión de Carabineros de autorizar el uso de balines de pintura.

radio.uchile.cl

  Miércoles 8 de mayo 2013 9:44 hrs. 





Pasadas las 11:00 horas comenzó una nueva marcha por la educación convocada por la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones) y la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES).

Esta movilización tiene un recorrido inédito en Santiago, que iniciará en el frontis de la Universidad de Santiago (USACH) para enfilar por la Alameda hasta avenida Brasil. Posteriormente, continuará en dirección norte hasta Balmaceda para concluir en el Parque de los Reyes, donde estará ubicado el escenario del acto principal.

En conversación con la primera edición de RadioAnálisis de nuestra emisora, el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH), Andrés Fielbaum, recordó los problemas que se produjeron al solicitar este permiso y responsabilizó a la Intendencia ante cualquier eventualidad que se produzca en la protesta.

“Los estudiantes fuimos a pedir la autorización para esta marcha con más de tres semanas de anticipación. La Intendencia se demoró dos semanas en dar una respuesta y luego de eso varios días en poder dar un permiso definitivo. Sin duda alguna eso dificulta cualquier tipo de coordinación que uno pueda hacer para garantizar que la marcha salga lo mejor posible”, afirmó el dirigente.

En este sentido, Fielbaum agregó que “lo más grave de todo es que la Intendencia no sólo rechazó la petición original sino que fue desestimando cada una de las propuestas que fuimos haciendo. Hoy vamos a marchar por un recorrido que nunca se ha marchado hasta ahora, que tiene varios puntos complicados y en el fondo con muy poco tiempo para preparar la actividad. Aquí la Intendencia va a tener que asumir su responsabilidad por las consecuencias que esto pueda traer”.

Pero además, esta nueva movilización está antecedida por la polémica generada por la “requintilización” de beneficios otorgados por el Ministerio de Educación, que implicó que miles de estudiantes perdieran sus becas.

“El Mineduc arbitrariamente cambió las reglas del juego. Hoy miles de compañeros están perdiendo sus beneficios, muchos otros aún no saben qué va a ocurrir con su futuro y están viviendo una gran angustia. Hoy tenemos a la Universidad de La Serena y la de Tarapacá en paro por esta situación y la verdad es que esto es una consecuencia bastante natural del sector educativo que se financia vía endeudamiento. Mientras la educación dependa de becas y de créditos y no esté garantizada por el estado, cualquier cambio en el formulario nos puede dejar sin estudiar. Esto reafirma nuestra convicción de que la educación debe ser considerada un derecho y debe ser gratuita”, sentenció el representante de los universitarios.

Finalmente, respecto del informe de Carabineros que autoriza el uso de balines de pintura a través de personal capacitado, Fielbaum indicó que “esta decisión raya en lo criminal cuando uno sabe que a cuatro manifestantes en la última marcha del 11 de abril, balines de ese estilo les reventaron dentro de sus ojos y alguno de ellos llegaron a perder la vista. Que nos digan que al salir a manifestarnos tenemos que estar dispuestos a perder un ojo, rememora tiempos que supuestamente dejamos atrás”.

El dirigente recordó la importancia de esta movilización, pues es la última antes del discurso presidencial del 21 de mayo, la última cuenta pública de Sebastián Piñera. “Es fundamental que estemos en las calles para reafirmar nuestra convicción de cambiar este sistema educativo para cambiar este país tan injusto”, concluyó Fielbaum.