Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Teloneros en conciertos: La próxima batalla de la música chilena en el Parlamento

En los primeros días de abril, la sala de la Cámara de Diputados discutirá el proyecto que obliga a los productores de conciertos masivos a contar con al menos un músico chileno como telonero. La iniciativa genera controversia entre autoridades, músicos y organizadores de eventos.

Rodrigo Alarcón

  Domingo 22 de marzo 2015 19:44 hrs. 
Cartelera de conciertos en Arena Movistar en Chile


Entre el martes 31 de marzo y el jueves 2 de abril, la sala de la Cámara de Diputados debería abordar el proyecto que modifica la ley sobre fomento de la música chilena para establecer distintas condiciones a los conciertos masivos que se realizan en Chile. Entre ellos, el que más controversia genera es la obligación de incluir a un artista local como telonero.

La iniciativa, que cuenta con el respaldo del Consejo de la Cultura (CNCA) y la SCD, fue presentada en 2008, pero se reactivó a inicios de este año, fue tratada por la comisión de Cultura y quedó en tabla para ser vista en la sala.

El diputado PPD Ramón Farías, miembro de la instancia, explicó que los conciertos masivos -es decir, que convoquen a más de tres mil personas sin ser festivales o eventos municipales- deberán contar con un músico chileno como número de apertura si quieren acogerse al beneficio tributario al que hoy pueden optar “por su calidad artística y cultural”.

“Si quieren tener exención tributaria, no hay problema, pero tiene que haber un telonero chileno contratado por ellos, que tenga que ver con la onda de ellos. Con eso pueden mantener la exención tributaria. Si no lo hacen, van a tener que pagar su impuesto como cualquiera que viene cantar”, señaló el legislador, quien añadió que países como Argentina y México tienen normas similares.

“Si la productora se acogiera a la exención tributaria y se hicieran los lesos con el tema del telonero, hay una multa desde 50 a 100 UTM que se le carga a la productora o al artista que viene a tocar”, agregó el parlamentario.

Según la subdirectora de Cultura, Lilia Concha, es una ley que aporta de manera “determinante” al fomento de la música nacional.

La autoridad del CNCA consideró que la iniciativa se complementa con la que establece un 20 por ciento de música chilena en radios, para establecer “un sistema que genere las condiciones para que los músicos chilenos puedan promover y hacer circular, con mayor facilidad, sus creaciones”.

La medida, sin embargo, no convence a los productores de conciertos. Jorge Ramírez, gerente de la Asociación de Productoras de Espectáculos (Agepec), advirtió que el proyecto “tiene varias cosas muy vagas” y no define exactamente cómo se debe incluir al telonero.

Asimismo, el director ejecutivo de Multimúsica recordó la controversia que mantienen las productoras con el Servicio de Impuestos Internos (SII). Desde el año pasado, la entidad aplica una nueva interpretación de la Ley de Renta y cobra el Impuesto Adicional no solo a los honorarios de los artistas, sino también a los costos de estadía y traslado, entre otros puntos.

“Yo no digo que, específicamente, la presencia de un telonero complique, estoy hablando de una suma de factores. Primero, una intención tributaria difusa de cobrar impuestos por los insumos, que me parece lo más delicado. Si a eso le agregas que tienes que contratar un telonero, producirlo y darle todas las facilidades para que ocurra, es un segundo elemento obligatorio. Si a eso le agregas otras consideraciones que se pretenden en los shows, es indudable que van a ser más caros y más difíciles de producir. ¿Dónde llevas todo ese costo? A precio. Entonces si no se regula bien, claro que puede afectar el costo del evento”, señaló.

Jorge Ramírez agregó otro punto: “¿Qué pasa con los derechos de autor? En un concierto se dividen de acuerdo a la cantidad de temas interpretados. Si viene Madonna y canta 30 canciones y un artista chileno canta 20, el chileno se lleva la proporcionalidad de estos derechos, lo que a juicio de un convocante como Madonna puede sonar injusto, probablemente”.

El productor precisó además que “muchísimos artistas chilenos han estado en eventos y la proporcionalidad es muy grande, de manera que no tiene mucho sentido ponerlos como obligatoriedad”.

La discusión sobre los derechos de autor tiene otra arista que plantea Ángelo Pierattini, un músico que tiene experiencia como telonero: acaba de abrir para Slash y James Blunt. Antes, con Weichafe, lo hizo para bandas como La Renga y Attaque 77.

“A algunos músicos los productores les piden la mitad del derecho de autor por meterlos en un concierto. Ahí el músico decide si entregarlos o no, porque los derechos son irrenunciables y la única manera es que, cuando te pasan la plata, la reembolses tú mismo. El músico decide si lo hace, pero es una práctica que he escuchado muchas veces que se hace”, reveló.

El guitarrista valoró la iniciativa, pero enfatizó que también deberían regularse los tratos entre locales nocturnos y músicos y las condiciones laborales de estos últimos.

Finalmente, el proyecto también establece otras dos medidas para los conciertos masivos: limitar a un 50 por ciento el número de entradas que se pueden vender en preventas exclusivas y la obligación de contar con espacios reservados para personas con movilidad reducida.