Diario y Radio U Chile

Año XII, 21 de enero de 2020

Escritorio MENÚ

Veedores de Derechos Humanos: El informe de Carabineros se ríe de ciudadanía y de la autoridad

Pese a que desde el Ministerio del Interior se pidiera un informe detallado sobre las responsabilidades institucionales en el caso de Rodrigo Avilés, Carabineros entregó un documento que reconoce seguir investigando el tema. A dos semanas del suceso, las críticas se centran en el rol del Ministerio y en cómo la Policía no cumple con las órdenes entregadas por sus mandamases.

Paula Campos

  Jueves 4 de junio 2015 13:40 hrs. 

“Ayer recibí el informe reservado de Carabineros”, confirmó el Ministro del Interior desde La Moneda. En conferencia de prensa, Jorge Burgos aseguró que la Institución entregó un documento “reservado” sobre las responsabilidades de Fuerzas Especiales en el ataque que sufrió Rodrigo Avilés durante la marcha del 21 de mayo en Valparaíso.

Sin embargo, nada se dijo sobre los responsables. El Ministro respondió que en el texto Carabineros confirmó que realiza un sumario a cargo de un oficial jurídico. El procedimiento iniciado el 29 de mayo contaría con 10 días para su resolución.

Las preguntas fueron inmediatas. ¿Qué sentido tuvo el ultimátum dado por el subsecretario Aleuy si ya realizaban la investigación?, Burgos defendió la labor de su subalterno e indicó que “las responsabilidades que puedan corresponder en la investigación interna sumarial provienen de la investigación sumarial, no de la petición. La solicitud hecha por el Subsecretario se cumplió y ese sumario discurre de acuerdo a los plazos establecidos en la ley”. De ese modo, mostró su apoyo a la labor ejercida desde Carabineros.

“Hay un espacio de sombras entre la autonomía de Carabineros y el rol político de la gestión. En las democracias manda el  Ministro del Interior y no el jefe de la policía”, dijo críticamente el senador del MAS, Alejandro Navarro.

“Si Carabineros quiere hacer un gallito con el Ministro del Interior, la Institución va a ser perjudicada. Los mandos que se atrevan a hacer este gallito van a quedar fuera, no hay dobles lecturas: aquí Carabineros se subordina al poder civil de la Presidenta de la República”, agregó.

Para el parlamentario de la Nueva Mayoría es fundamental que se elimine la Justicia Militar, porque en tiempos de paz todos los hechos que involucren a civiles con militares deben ser tratados por la justicia civil.

Esta petición es apoyada por el Instituto Nacional de Derechos Humanos. En ese sentido, Lorena Fries recordó que Chile tiene una condena de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Palamara que dice que “hay que reformar la Justicia Militar de manera de hacerla acorde con un estado de derecho democrático y no es lo que pasa hoy con la Justicia Militar. Las penas y las sanciones que se les dan a Carabineros son bastante más bajas que las que tendrían en la justicia ordinaria, a menos que existan imágenes que demuestren los hechos. Además, se trata de un procedimiento opaco y corporativista”.

 “Carabineros se ríe de la ciudadanía y del Gobierno”

Entre las posiciones más críticas que han surgido después que el estudiante de Letras de la Universidad Católica quedara gravemente herido producto del chorro de agua que el carro de Carabineros lanzara directamente a su cuerpo, están la de los veedores de Derechos Humanos.

Desde la Casa Memoria José Domingo Cañas, Marta Cisterna dijo que la Institución no cumplió con los plazos establecidos por La Moneda. “El plazo era para todo, no solo una justificación de por qué no están cumpliendo con el plazo”.

Para ellos es impracticable que Carabineros deje pasar quince días y aún no rinda cuentas sobre las responsabilidades internas. “Como entidad del Estado de Chile ya debieran tener un informe”. Sin embargo, lo más grave sería el “ninguneo” de la Institución hacia la ciudanía.

“Ellos son una entidad que debería estar supeditada al poder civil. Esto, para nosotros, debería tener como consecuencia la destitución del Alto Mando de Carabineros, porque no están en condiciones de cumplir con la entidad de la que dependen, que en este caso es el Ministerio del Interior”, profundizó Marta Cisterna.

Hay que insistir, dijo, que ellos no se mandan solos. “La primera falta de respeto es con la ciudadanía y con la familia de Avilés, después la que tienen frente al Gobierno. Ellos se están riendo. Esta es una conducta que raya en la falta de respeto total y absoluta con los ciudadanos de este país”.

Otro de los puntos que preocupan a los grupos de observadores es la responsabilidad política que subyace a la conducta de Carabineros en las movilizaciones. “Hay instituciones que están por sobre ellos, como el Ministerio del Interior y la Intendencia. Entonces, hay una responsabilidad política fundamental. Tal vez el señor Burgos también debe renunciar si no es capaz de controlar a la Intendencia ni a Carabineros de Chile”, esbozó.

Sin embargo, desde el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Lorena Fries aseguró que lo que le preocupa es que se haga una investigación rigurosa, que dé como resultado no solo a quien percutó el pitón sino que, en la eventualidad, de que hubieran otras responsabilidades administrativas sean incorporadas. “Si uno espera en pos de un resultado acucioso, riguroso, que dé certeza, estamos bien, sino, seguramente habrá un nivel de desasosiego porque no se habrá llegado al fondo”.

“Yo quisiera entender que si esto es alguna especie de desautorización del mando político de Carabineros, el primero en señalar está situación habría sido el ministro Burgos, porque no corresponde en democracia que Carabineros no responde a su orden, que es un mando civil y político”, agregó la directora del INDH.

Para los estudiantes de la Universidad Católica es necesario que el ministro Burgos asuma esta responsabilidad. Desde la Federación, Matías Baudet, secretario general del movimiento, dijo que “el gran problema es que se generan vacíos de responsabilidades que hace que las instituciones se tiren la pelota entre sí. Si bien se anunció que se daba de baja al Carabinero, nadie más asume su culpa, por eso, a nadie en la comunidad de la Universidad Católica le es indiferente esta situación (…) Todos los representantes estudiantiles debemos ser enfáticos en exigir que Burgos se haga cargo de lo que le pasa a Rodrigo”, aseguró.

Pese a ello, desde el gobierno dan apoyo irrestricto a la Institución. Así lo aseguró el propio secretario del Interior quien dijo que “el Gobierno de Chile respalda a cabalidad el trabajo que el ordenamiento jurídico, que el estado de derecho, le otorga a las instituciones policiales”.