123123

Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 19 de junio de 2024


Escritorio

Ni democracia ni demócratas


Lunes 6 de junio 2016 8:59 hrs.


Compartir en

Señor director:

Chile no ha sido nunca un paìs democràtico y hoy està màs lejos que nunca de serlo. La poblaciòn chilena en general no es una poblaciòn de tradiciones democràticas y el periodo de  democracia electoral entre los años 30 y el comienzo de los 70 fue una ilusiòn. Sin olvidar que él habìa sido ya  interrumpido por la persecuciòn de los comunistas con Gonzàlez Videla.

La ilusiòn democràtica fue promovida por los sectores menos retardatarios de la oligarquìa que pensaron que de este modo era màs fàcil hacer aceptar su sistema de expoliaciòn y de explotaciòn. La ilusiòn fue también alimentada por la izquierda que olvidando la experiencia històrica y las teorizaciones  socialistas arrastrò a nuestro pueblo en la utopìa electoral.

Por lo demàs , la oligarquìa chilena nunca ha sido democràtica  y los ejemplos son mùltiples en nuestra historia de como ella no ha vacilado un instante en enviar al rincòn de los trastos inùtiles las instituciones y los procedimientos con que a veces habìa encubierto la brutalidad de su dominaciòn.

Y ella no fue la ùnica, pues en el contexto  de una clase media tentada por el putschismo, una de sus organizaciones polìticas como la  DC  mostrò en 1973 que la palabra Democracia estaba demàs en el nombre de un partido donde los Frei Montalva, los Patricio Aylwin, los Andrés Zaldìvar y tantos otros rindieron pleitesìa a los juntistas desde la primera hora.

Nuestro pueblo tampoco es demòcratico y còmo habrìa podido serlo en el marco de un sistema que ha hecho todo para embrutecerlo y mantenerlo en la ignorancia. En esas circunstancias no sorprende que unas vastas capas populares se hayan dejado arrastrar a aventuras populistas( Alessandri Palma, Ibañez del Campo,etc) antes de comenzar a vislumbrar a veces , y  siempre muy tarde, donde estaban sus verdaderos intereses de clase.

Una democracia no puede existir si ella no cuenta con la participación real y decisiva de quienes crean la riqueza en nuestro paìs , es decir sus trabajadores.De esta manera  la  consigna de Asamblea Constituyente caerà en el vacìo si ella se limita a reemplazar  en la dirigencia polìtica a una capa de rentistas del Estado por otra.

Los trabajadores chilenos no caeràn en una nueva ilusiòn pues ya aprendieron  a descubrir lo que es una falsa democracia , como la de ayer y la de hoy, una democracia que es una engañifa que los poderosos se las arreglan para pervertir con la corrupciòn o que demuelen de un manotazo en cuanto lo quieren.

El contenido vertido en esta Carta al director es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.

Envíanos tu carta al director a: radio@uchile.cl