Diario y Radio U Chile

Año XII, 22 de septiembre de 2020

Escritorio MENÚ

Crónica
La deuda del Estado con la Araucanía

Despliegue policial, drones y vehículos blindados, además de los allanamientos constantes en comunidades mapuche, parecen parte de un escenario que sólo profundiza la violencia y se aleja de cualquier acuerdo político. El consejero regional Hilario Huirilef dice que no podría apuntar con el dedo a ningún partido político, porque la indiferencia ante las demandas de su pueblo ha sido transversal.

Yasna Mussa desde Temuco

  Viernes 13 de enero 2017 13:17 hrs. 





Hace meses que la causa mapuche aparece todas las semanas en la prensa nacional. Todas esas veces asociada a hechos negativos que se cuentan desde la distancia física o con insertos millonarios, como el pagado por la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) que acusan la ausencia de un Estado de derecho en la región de la Araucanía.

Pero basta tomar un bus y dirigirse unos 500 kilómetros al sur de Santiago para comenzar a ver un movimiento exagerado de Fuerzas Especiales que nos indican que algo no anda bien. Que la presencia de tanto Carabinero al borde de la carretera, en puentes y caminos, es un adelanto de lo que se vive más al fondo, donde no llegan muchas autoridades y aún menos periodistas.

Seguimos más al sur, hasta Temuco. En esta parada encontramos al consejero regional de la Araucanía, Hilario Huirilef, quien nos dice que “hace pocos años que se habla de la militarización, pero ésta ha existido desde la creación del Estado chileno. Aunque ahora no son militares, sino carabineros, el Estado es el único que debe responder”.

“Siempre en la vida, si tú haces algo, la única persona que puede iniciar un proceso para corregir eso, eres tú mismo. No le pidas a otro, no le pidas a tu hijo. Tú tienes que hacerte cargo. Por lo tanto, si fue el Estado el que provocó lo que ocurrió en la región, es el Estado el que tiene que dar el punto cero. Y el punto cero el Estado no lo ha dado. No lo ha dado porque hoy día tiene al 50 por ciento de los carabineros metidos en la zona de conflicto para proteger a los grandes latifundistas”, dice Huirilef.

Despliegue policial, drones y vehículos blindados, además de los allanamientos constantes en comunidades mapuche, parecen parte de un escenario que sólo profundiza la violencia y se aleja de cualquier acuerdo político. El consejero regional dice que no podría apuntar con el dedo a ningún partido político, porque la indiferencia ante las demandas de su pueblo ha sido transversal, pues el gobierno de turno responde a las presiones de los empresarios como ocurre ahora luego del inserto de la Sofofa, lo que aumenta la desconfianza y distancia ante cualquier solución política.

“Va a contribuir a más violencia. Ahora si tú me dices: ‘¿estás de acuerdo?’, nadie puede estar de acuerdo con la violencia, pero si alguien me dice que hay otras herramientas para reclamar la disputa territorial que lo diga sobre la mesa. Porque de otro modo: o vives o te mueres. Y un mapuche no va a vivir sin luchar. No puede. No debe. Jamás va a ocurrir eso”, responde con convicción.

Huirilef lo dice con propiedad. Ha estado involucrado toda su vida en la liberación de su pueblo y la reivindicación de su historia. La comunidad de donde proviene se encuentra en Cholchol, donde su hermano Luis es alcalde y miembro de la Asociación de Alcaldes Mapuche, entidad que ha denunciado en reiteradas ocasiones la militarización de la Araucanía.

Este jueves Hilario Huirilef nos recibe en su oficina ubicada en la Intendencia de Temuco. Con su mate en mano, nos explica entre sorbo y sorbo su visión sobre lo que ocurre hoy y su preocupación por lo que vendrá este viernes cuando la Presidenta Bachelet visite las comunas de Cunco y Puerto Saavedra en medio de toda la tensión que han provocado los últimos acontecimientos.

“Entonces cuando viene aquí la Presidenta Bachelet, mi presidenta, en el corazón de la Región de La Araucanía y dice: ‘van a haber más recursos’. Unos dicen: ‘ah fantástico, van a resolver los problemas’. Pero eso no te resuelve el problema. Entonces no es un problema de recursos. Siempre andan equivocados haciendo confundir y haciendo creer, fundamentalmente, el mensaje para el no mapuche. Yo creo que toda la señal que el Estado da desde la región de la Araucanía no es para nosotros. No nos afecta, nos da lo mismo. No es para aplaudirlo ni para enojarse, porque entendemos que la señal es para el resto de Chile”, subraya Huirilef.

El viaje de Michelle Bachelet es el segundo a la región en menos de un mes. En su última visita, en diciembre pasado, la presidenta decía que “es necesario el reconocimiento constitucional de los pueblos originarios”. En esa ocasión, la jefa de Estado dijo que las medidas de la comisión asesora presidencial para la zona serían entregadas durante este mes. Sin embargo, el traslado de la machi Francisca Linconao desde la cárcel a su casa, para cumplir arresto domiciliario; los ataques incendiarios y la presión de los empresarios, han cambiado la configuración del escenario político, por lo que la visita de la mandataria ha generado bastante expectación en esta región, pese a que la vocera Paula Narváez definió como “normal y sin ninguna connotación especial” el viaje de la gobernante.

Hilario Huirilef suspira profundo. Se apoya en los dos tomos impresos donde se recopilan cientos de páginas con acuerdos firmados entre representantes del pueblo mapuche y todos los huincas que alguna vez ofrecieron, prometieron y jamás cumplieron sus acuerdos. Y reflexiona: “Qué le gustaría al ser humano en el último respiro de la ida de su vida. De haber hecho algo importante para tu gente. Para tu pueblo. Y no hay otra cosa más importante en la vida que la lucha del territorio. Yo puedo aspirar si logro tener una camioneta nueva o no, Y si lo logré o no lo logré, al final voy a descansar igual. Pero el punto es otro: Hice algo para la recuperación? Sí. Puedo descansar tranquilo. Y cuando tú tienes eso en la cabeza, nada te va amedrentar”.