Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 2 de octubre de 2022

Escritorio

Las clases de español como medida de integración migrante

Diferentes organizaciones han impulsado iniciativas que buscar acercar a los migrantes -sobre todo a quienes hablan otros idiomas- a la realidad nacional. Clases de español que faciliten la integración a través de la reunión, la generación de redes y la interacción es una de las propuestas del Servicio Jesuita Migrante. Esto, mientras el gobierno pretende aumentar la cuota de trabajadores extranjeros en las empresas.

Martín Espinoza C

  Lunes 27 de agosto 2018 17:02 hrs. 
San Antonio Chile 27 de Mayo 2017 Extranjeros Haitianos celebran su dia de la independencia con una marcha por la ciudad y acto oficial en el gimnasio Jose Zamora. Foto: Cristian Socrates Orellana.

Compartir en

Según cifras del ministerio del Interior, la haitiana es la sexta nacionalidad extranjera con mayor presencia en Chile, luego de la peruana, colombiana, boliviana, venezolana y argentina. Las estadísticas, de 2017, confirmaban la cifra estimada de más de 1 millón 100 mil extranjeros habitando territorio nacional. De ellos, 73 mil provenían de la ex colonia francesa, representando al mismo tiempo el crecimiento más explosivo de población, con un aumento de 4.433 por ciento en comparación a 2014.

La diferencia entre la migración haitiana y la de los cinco países que la anteceden es la barrera idiomática. El obstáculo les ha significado a los haitianos ser víctimas de discriminación y estigmatización y les ha complejizado su integración. Para eso distintas organizaciones han intentado implementar cursos o talleres que ayuden a lubricar un proceso de integración que se ha visto entorpecido por la propagación de discursos nacionalistas y xenófobos en contra de la migración.

El Servicio Jesuita Migrante (SJM) es una de esas instituciones.  Ha impartido talleres que van más allá de la mera enseñanza del idioma. José Tomás Vicuña cree que, independiente de lo que se pueda enseñar, lo importante es generar instancias de convivencia: “El aprendizaje del español es clave para la integración. Ahí vemos una primera barrera para facilitar la integración a través del idioma, pero no solo damos espacios de español, buscamos provocar encuentros, poder dar información sobre la legislación migratoria y clases para los puntos principales de la cultura chilena”.

Trinidad del Río, directora del Área de Educación del SJM, también apunta al encuentro como uno de los focos de iniciativas como esta: “Un objetivo es generar encuentros entre personas migrantes y la sociedad de acogida. Generar espacios donde se pueda aprender en conjunto, compartir. Dentro de otros objetivos están la enseñanza del español, la entrega de herramientas en términos de derechos la facilitación de conexiones y redes. Generar espacios para que los mismos estudiantes puedan compartir redes con los demás”.

El espacio se da en paralelo a la idea del gobierno de aumentar el límite de contratación de trabajadores inmigrantes dentro del marco del proyecto de ley Misceláneo de Productividad, impulsado por el ministerio de Economía. La iniciativa legal busca modificar el artículo 19 del Código del Trabajo. Para esto, el Ejecutivo propone que se pase del 15% actual al 30% el máximo de contratación de trabajadores extranjeros, para empresas con más de 25 empleados.

Según señaló Vicuña, “nos parece importante aumentar el porcentaje, consideramos interesante y positivo liberar en ciertos sectores en los que claramente son migrantes los que trabajan, sobre todo en el sector agrícola. Lo importante es clarificar realidades que ya se dan. Si lo miramos técnicamente, van a trabajar los que tengan mayor productividad o les que ofrezcan un mayor servicio, y eso no depende de la nacionalidad. Es bueno establecer cuotas para también promover la integración de chilenos y migrantes en el trabajo. Si no podemos quedarnos en la creación de empresas de chilenos, empresas de migrantes y yo creo que la integración, así como se da en los colegios, también es clave en las empresas”.

Así, la barrera idiomática intenta ser paliada con este tipo de iniciativas, sin embargo queda claro que la integración del migrante va mucho más allá de una mera valla de la lengua.

Síguenos en