Diario y Radio U Chile

Año XI, 23 de septiembre de 2019

Escritorio

Tres puntos

Felipe Espinoza A. Cartas al Director |

  Jueves 29 de agosto 2019 8:41 hrs. 

Señor Director:

En clave futbolera, el gobierno está tratando de salvar “el partido” económico. Así lo anunciaron esta semana cuando algunos de los ministros de su gabinete anunciaron un paquete de medidas importantes, en pos del crecimiento económico del país, fundamentando en gran medida la inversión, la apreciación social y la inyección de recursos estatales.

Tal parece, que el Presidente se evocó a salvaguardar los números, ya que en el segundo año de su mandato, el presidente comenzó con las expectativas altas: 4% de crecimiento el año pasado, y sin titubear, el pronóstico era el mismo para este año. Aunque, en los últimos días, aquella cifra bajó más rápido que las horas laborales del proyecto de su ministro del trabajo, como lo dijo el mismo mandatario en un diario de circulación nacional: …“ estamos trabajando para acercarnos al 3%”… muy por debajo de las cifras del primer semestre de un 1,8% del PIB.

Para entender los puntos críticos a los cuales señalaron los ministros, es que debemos entender que en asuntos macroeconómicos, cae de sopetón la necesidad de tomar decisiones entorno a la inversión pública e incentivar la inversión privada, algo que el actual gobierno no estaba tomando en consideración hasta que se presenció que la gestión de Piñera estaba perdiendo el partido en su principal fuerte y fuente de garantía: la Economía del país. Como también en las encuestas, un punto principal de importancia para el gobierno.

La maniobra es un golpe mediático como también económico, repercute especialmente en los consumidores. Si, nosotros, los ciudadanos de a pie, ya que hace mover la productividad de nuestro país, con las inyecciones a subsidios de vivienda, la compra de equipamiento médico y las medidas en obras públicas y agricultura, cuestiones notorias y que invitan a acercar a los sectores afectados por la situación económica del país.

Hay que precisar que la maniobra es efectivamente, un cambio a último minuto para salvar el partido, es decir, que pertenece a una forma bastante directa de destinar recursos –existentes y no frescos- a aspectos que son notorios para la sociedad, pues invitan a que la gente mejore la apreciación que bastante afectada se encuentra, en materia económica del Presidente.

Piñera nunca ha sido amigo de los matinales ni una figura cándida como lo es Michelle Bachelet, ese aspecto, lo hace tener que actuar, y por sobretodo, en el que sería su fuerte principal. ¿Cambiarán estas medidas la cara del gobierno en el segundo semestre? Probablemente harán que las criticas se disipen en la opinión pública pero no en lo tangente, ya que las medidas no afectarán de forma inmediata, y por que la clave en la expansión de la política fiscal llegó muy tarde para salvar el 2019, aunque se valora el aumento del gasto y la inversión pública, por su efecto positivo para no estancar la economía del país. Veremos si Piñera es capaz de ganar el partido en su segundo año de gobierno.