Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Triunfa la centro izquierda en Italia

Reconquista. Ese es el sabor que tiene para el Partido Democrático italiano haber ganado la elección de la Alcaldía de Roma después de cinco años en los que la capital fue muy mal gestionada por el Movimiento 5 Estrellas. Para éste, en tanto, estas elecciones han sido una debacle, porque prácticamente el movimiento ha desaparecido en las principales ciudades de la Bota, especialmente en Turín, ciudad que conquistaron en los comicios anteriores con amplia mayoría.

Luis Hernán Schwaner

  Lunes 18 de octubre 2021 17:17 hrs. 
enrico letta

¿A qué se debe esta victoria electoral de la centro izquierda? Ante todo, a que se presentó unida. De forma particular, sin duda, en la coalición el triunfador de las elecciones ha sido el Partido Democrático y su líder, Enrico Letta, cuyos candidatos en Roma y Turín han tenido un resultado extraordinario, elevando al PD a la categoría del partido referente de la centro izquierda. Especialmente para el exministro de economía Roberto Gualtieri, el candidato del PD en la capital.

Eso sí, la abstención fue muy alta en estas elecciones, donde el porcentaje de electores que concurrió a votar solo llegó al 43,94%. En Roma, cuyo voto concentró toda la atención del país, solo el 40% de los ciudadanos acudió a las urnas. Los mínimos fueron históricos en muchas ciudades.

Al respecto es sorprendente el caso de la Ciudad Eterna. En los barrios periféricos de la capital italiana, que en el pasado votaban tradicionalmente por la izquierda, en la última década los electores se han venido inclinado por la centro derecha, un fenómeno creciente en estos sectores. ¿La causa? Claramente el desengaño producido por las promesas incumplidas de la izquierda.

No obstante en esta ocasión los votantes de la periferia romana simplemente se quedaron en sus casas y prefirieron el fútbol y la abstención antes que concurrir a votar por candidatos derechistas desconocidos, sin ninguna credibilidad, que han cometido un sinfín de garrafales errores durante su campaña y que fueron elegidos tarde y mal. Y ahora, todos los partidos italianos están preguntándose y reflexionando con preocupación sobre los por qué del alejamiento ciudadano de las urnas.

Según los analistas políticos, la abstención récord refleja la crisis de desprestigio en que yacen los partidos políticos italianos en general. Es una cuestión que se arrastra desde hace mucho tiempo, pero que se ha agravado en los últimos años. Ese deterioro de la clase política y falta de liderazgo se ha puesto más en evidencia desde la llegada de Mario Draghi al palacio Chigi, para dirigir un gobierno al que llamó “de unidad” (¿?), en el que solo está ausente el partido Hermanos de Italia.

En otra época, este resultado electoral, con 5-0 a favor de la centro izquierda, hubiera tenido repercusión en el Gobierno, planteando seguramente la necesidad de un reequilibrio de fuerzas. Pero con Draghi en la presidencia del Ejecutivo, la derrota de la centro derecha no tendrá ninguna repercusión en el Ejecutivo, porque los partidos no discuten, salvo pequeñas diferencias, la buena gestión del ex presidente del Banco Central Europeo y su Gobierno. Aún más, si cabe: los analistas destacan que estos comicios han reforzado la posición de Mario Draghi.

El resultado de estas elecciones municipales no quiere decir que ellos se vayan a  replicar en las próxima elecciones  generales que están previstas para la primavera de 2023.  Pero, las encuestas indican que en el supuesto de que se celebraran comicios generales próximamente, la centro derecha volvería a obtener la victoria, con casi el 50% de los votos, lo que le daría, con la actual ley electoral, una clara mayoría en el parlamento. Pero está por verse si esas encuestas se mantienen, porque también la ola de la triunfos electorales de la centro izquierda en las municipales pudiera llegar a tener repercusión en los comicios generales, por lo que no cabe descartar su triunfo en próximos comicios.

Por ahora, el Partido Democrático y su líder, Enrico Letta, pueden saborear con tranquilidad las mieles del triunfo. Anche con l’Italia, chi lo sa?