Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de septiembre de 2020

Escritorio MENÚ

Amplitud juega sus cartas en reforma al binominal

Hoy comenzó la discusión del proyecto de ley que modifica el sistema electoral binominal en el Senado. Con los independientes y Amplitud, el gobierno tendría los votos necesarios para aprobar esta reforma, pero siguen existiendo resistencias y diferencias de opinión, principalmente en el número de parlamentarios que tendría consecuencias en la proporcionalidad y aumentaría el gasto fiscal.

Paula Correa

  Martes 23 de septiembre 2014 17:54 hrs. 
senado





Con la ausencia del ministro Rodrigo Peñailillo, quien desempeña funciones de Vicepresidente, y la visita de la titular de la Secretaría General de la Presidencia, Ximena Rincón, los senadores iniciaron el debate del segundo trámite parlamentario del proyecto de reforma al binominal .

Dado que el proyecto hasta el momento contempla que se mantendría el sistema binominal en siete regiones: Arica, Tarapacá,  Antofagasta, Atacama, Los Ríos, Aysén y Magallanes, donde se seguirán eligiendo dos senadores, la Nueva Mayoría entregó como contrapropuesta la idea de reducir el número de senadores que elige la Región Metropolitana y aumentarlos en las otras regiones a un mínimo de tres.

En conversación con Radio Universidad de Chile, el senador del PPD Felipe Haboe habló del “perfeccionamiento del proyecto, particularmente lo que dice relación con la proporcionalidad entre los senadores de regiones y de la Región Metropolitana”.

El parlamentario calificó de “desproporcional” la actual situación, “toda vez que hay que considerar que los senadores representan territorio, a diferencia de los diputados que representan población”.

Esta propuesta busca perfeccionar una iniciativa que el Gobierno tramita con bastante tranquilidad, ya que con votos de independientes y el Movimiento Amplitud podría sacarlo adelante.

El movimiento de centroderecha conoce su rol clave en la negociación. Por ello se han reunido con el presidente de Renovación Nacional, Cristián Monckeberg, y el jefe de bancada de la Cámara Baja, Nicolás Monckeberg, para analizar diversos escenarios.

Este lunes, Pedro Brown afirmó que entienden que hay una ventana para poder llegar a un acuerdo que incluya a otras fuerzas políticas, particularmente con RN, con quienes han mantenido conversaciones. Por su parte, Lily Pérez indicó que “están disponibles a ayudar” y que tienen la disposición de que fructifique el diálogo con su otrora partido, pero advirtió que quieren ver que “realmente tengan el piso político para avanzar” y sumarse al acuerdo que tienen con el Gobierno.

Pese a ello, las tensiones no cesan. RN afirmó estar trabajando con La Moneda y reconoció que existe la posibilidad de llegar a una propuesta distinta que modificaría, en algunas circunscripciones, el número de senadores impares por pares. Esto, sin embargo, no ocurriría en todas las circunscripciones que pide la colectividad, que no ha querido entregar más detalles de la negociación.

En ese contexto, el secretario general del partido, Mario Desbordes, marcó la diferencia con Amplitud: “El ministro del Interior y el presidente del partido tienen línea directa, no necesitamos puentes con el Gobierno”, afirmó, y añadió que ellos proponen algo totalmente distinto a lo que hizo Amplitud, que se sumó sin ningún cambio a un mal proyecto del Gobierno.

Por otro lado, desde la UDI se mantienen las resistencias. El senador Hernán Larraín sostuvo que “crecer en 35 por ciento de parlamentarios no se justifica, no sólo en el trabajo político, sino que tampoco por el gasto público que representa”, pero indicó que si el aumentar una pequeña fracción de legisladores puede resolver el tema del ajuste, la proporcionalidad e igualdad del voto no debiera ser el problema. “No solo se requiere voluntad nuestra, sino también del gobierno”, dijo.

Otro de los temas sensible de discutir es el análisis de las indicaciones presentadas por los diputados independientes Giorgio Jackson y Vlado Mirosevic, ya aprobadas por la Cámara Baja, para transparentar el financiamiento de las campañas electorales, con lo que se abre un nuevo debate.

La discusión se retoma el próximo lunes en el Senado en Santiago.