Diario y Radio U Chile

Año XI, 14 de diciembre de 2019

Escritorio

Confech cuestiona proyecto ley de educación superior del Mineduc

Una jornada de reuniones se vivió en el Ministerio de Educación, lugar hasta el que a primera hora llegó la mesa directiva del CRUCh para concordar temas y plazos en lo que se refiere a la agenda prelegislativa del proyecto que establecerá un marco regulatorio para el sistema de educación superior. Durante la tarde, concurrieron los estudiantes organizados en la Confech, quienes recibieron un documento con los lineamientos principales del proyecto de ley.

Carlos Arias y Gonzalo Castillo

  Martes 29 de diciembre 2015 19:53 hrs. 
Confech2015-2016

Definiciones en torno a los plazos en que se abordarán los temas que formarán parte de la discusión del proyecto que reformará el sistema de educación superior, se tomaron esta mañana en el primero de una serie de diálogos prelegislativos que sostendrán los rectores del Cruch con autoridades del Ministerio de Educación.

Desde La Moneda, el vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, señaló que con esta reunión se inicia un proceso de dialogo orientado a alcanzar grandes acuerdos en lo que a educación superior se refiere.

Por su parte, la ministra de Educación, Adriana Delpiano, valoró el encuentro, indicando que a partir de mañana darán a conocer la agenda de los diálogos prelegislativos.

“Hemos intercambiado una mirada más general sobre distintos temas y problemas que se deben enfrentar en la ley y en esta ocasión les he pedido que por su experiencia, por su trayectoria puedan hacer unos aportes específicos en aspectos muy especiales y a continuación, a partir de mañana, el rector (Aldo) Valle pueda tener claro cómo va a ser el cronograma de trabajo que vamos a establecer”.

El vicepresidente ejecutivo del Consejo de Rectores, Aldo Valle, se refirió a algunos puntos en los que no hay consenso con el Ministerio, como es la necesidad de un sistema único de acceso al nuevo sistema de educación superior.

“Necesariamente el marco regulatorio tiene que contener un sistema de admisión, si hay cambios en el sistema de financiamiento de la educación superior no puede ser que haya instituciones que son parte de la gratuidad y no tengan un sistema de admisión público, transparente y con normas prestablecidas que dé garantías de fe pública a los estudiantes y a la sociedad en su conjunto, que es la que financiará a las instituciones”.

Además, el rector de la Universidad de Chile y presidente del Consorcio de Universidades del Estado (CUECh), Ennio Vivaldi, indicó que es importante que los estudiantes participen de las definiciones que se tomarán en torno a la nueva regulación de la educación superior.

“De todas las buenas razones que había para postergar este proyecto, para mí una de las más importantes es hacer un esfuerzo adicional para que muchos protagonistas esenciales del proceso se sientan parte respetada y parte importante y parte participativa en el proceso. Lo que podamos hacer estos días para que los estudiantes sean parte de esta discusión, creo que es fundamental”.

Durante la tarde concurrió al Ministerio de Educación la mesa ejecutiva de la Confederación de Estudiantes de Chile, Confech, quienes acudieron al llamado del Ministerio que se había comprometido a mostrarles el proyecto antes de su ingreso.

La presidenta de la Fech, Camila Rojas, se refirió al tenor de la reunión y advirtió sobre importantes desacuerdos entre lo planteado por la ministra y la posición de los estudiantes, sobre todo en lo que se refiere al lucro en educación superior

“Hoy lo que hemos visto es que nos entregan un análisis programático en la que hay cosas en las que no coincidimos: Durante años hemos venido demandando, por ejemplo el fin del lucro y este borrador no lo contempla, hemos venido demandando mayor democracia y participación en las instituciones de educación superior y el borrador no lo contempla, por lo tanto, el aplazamiento es positivo sólo si se consideran las opiniones de los distintos actores sociales”.

En este sentido, los dirigentes comunicaron que socializarán el documento que hoy les entregó el Ministerio para que las federaciones se pronuncien el 10 de enero, fecha en que los estudiantes definirán los pasos a seguir en lo relativo a esta iniciativa de ley que establecerá las características del nuevo sistema de educación superior que viene a reemplazar el actual escenario desregulado que rige desde la Dictadura.

Continúan las críticas a la PSU

Desde el mundo académico se sumaron las críticas a la PSU como instrumento de selección para futuros estudiantes universitarios, luego de los resultados del último proceso de selección que arrojaron que el 71 por ciento de los alumnos de establecimientos municipales no logró los 500 puntos, por el contrario sólo un 15 por ciento de los estudiantes de colegios particulares no llegó a esta cifra.

Ernesto Águila, director del Departamento de Estudios Pedagógicos (DEP) de la Universidad de Chile plantea que la PSU lo que hace es “naturalizar las distintas trayectorias educativas y su calidad que han tenido” los estudiantes que rinden esta prueba y consagra la situación de desigualdad de oportunidades previas, por lo que sostiene que la pregunta central es qué es lo que se quiere lograr a través de un sistema de selección, lo que se relaciona con el sistema educativo.

El profesor Águila hizo énfasis en lo que calificó como “injusticia” en contra de los liceos técnicos-profesionales cuyos alumnos deben enfrentarse a la PSU sin haber tenido acceso a los contenidos que allí se evalúan, y que ya el Informe Pearson de 2013 establecía como perentorio reparar, por lo que emplazó a la ministra de Educación a responder sobre esa situación.

“Pero también hacerse cargo de las condiciones de trabajo en que se puede o no pasar el currículum en su conjunto, no se tocan las variables como el tamaño del curso, las horas lectivas versus no lectivas no se rebajan lo suficiente. Más que culpabilizar a los profesores, sería bueno decir si el Estado, efectivamente, está dando las condiciones de trabajo para que el currículum pueda ser pasado en su conjunto”.

Para el director del DEP de la Universidad de Chile, ha sido correcta la línea que se ha seguido de relevar cada vez más la ponderación de los promedios de notas de cada establecimiento “y por lo tanto evaluarlos en sí mismos”, por sobre los resultados de la PSU: “Yo sería partidario de un sistema mixto en donde adquirieran creciente relevancia factores como el ranking por sobre la PSU, pero, evidentemente esos estudiantes que son destacados en sus colegios, pero que vienen de contextos más vulnerables, requieren un apoyo especial de la docencia universitaria”.

“Cómo tú entiendes la universidad: si la entiendes integrada socialmente te obliga a pensarla de otra manera, toda esto de la gran cátedra en que se ha fundado la universidad, y la poca preocupación del académico universitario por prepararse en términos didácticos, es decir todas esas mentalidades tienen que cambiarse si tú asumes que tu desafío es que todas las personas, independiente de sus oportunidades iniciales, puedan, efectivamente, tener un buen rendimiento, por eso el principal riesgo de la PSU es la naturalización de una injusticia de oportunidades que tú has tenido a lo largo de tu formación”.

Finalmente, Ernesto Águila sostuvo que “un buen sistema de selección universitaria no es el que verifica las diferencias, sino un sistema que verifica las iguales capacidades y oportunidades que debieran tener las personas”.