Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 4 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ

La mala gestión del Gobierno que continúa retrasando las reformas

Mientras parlamentarios evidencian las diferencias que existen entre la Cámara y el Senado, así como entre los propios partidos de la Nueva Mayoría, expertos advierten la necesidad de un cambio de gabinete en el corto plazo, anticipando, incluso, un peor escenario para el Ejecutivo ante las próximas elecciones municipales.

Gabriela Pérez

  Sábado 23 de enero 2016 11:50 hrs. 
Michelle-BAchelet-y-Nicolás-Eyzaguirre-600x330


El 2016 es un año de reformas en la discusión pública. La simplificación de la Reforma Tributaria y el despacho y aplicación de la Reforma Laboral están en el horizonte más próximo, pero también hay otras regulaciones que están en agenda como la Ley de aborto, la Ley de Educación Superior y la promesa de un proceso constituyente.

Durante enero se ha generado un ambiente de inseguridad respecto de las reformas. Desde las distintas bancadas, estudiantes, rectores y parlamentarios, han criticado al Gobierno por carecer de liderazgo, debido a distintos factores, como las divisiones y las presiones por parte de la DC para aplazar los procesos.

Alejandro Olivares, cientista político y coordinador del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, considera que hay un problema en el funcionamiento y la gestión política del Ejecutivo, que tiene que ver con el ministro Nicolás Eyzaguirre, encargado de la relación con el Congreso. En este sentido, recalca que el comité político en su conjunto no ha sido capaz de articular acuerdos con los partidos de la coalición.

Asimismo, explica que “esto ha significado que gran parte del rechazo o del retraso en las iniciativas del Gobierno es porque algunos diputados del oficialismo deciden no apoyar las medidas del Ejecutivo”.

Además, agrega que el problema es el estilo de liderazgo del Gobierno que hace que los parlamentarios no se sientan incluidos, lo que demuestra, en su opinión, que la Nueva Mayoría tiene problemas de fondo con la dirección.

Respecto de la Reforma Laboral, el ministro de Hacienda Rodrigo Valdés demostró la actitud adoptada por el Ejecutivo luego de la reunión que sostuvo con los senadores de la bancada DC que, hasta ahora, impiden alcanzar un consenso. De acuerdo a lo expresado por Valdés, el Ejecutivo insistió en lograr una unión transversal al interior de la Nueva Mayoría.

Por otro lado, en cuanto a la Reforma Tributaria, el Gobierno espera que se apruebe antes de que termine enero, ya que las modificaciones que fueron presentadas en la Comisión de Hacienda del Senado aún generan dudas entre parlamentarios de la oposición.

En esta línea, el diputado Pablo Lorenzini (DC) considera que “nosotros hicimos en la Cámara de Diputados una buena Reforma Tributaria, sin embargo, en el Senado la cocinaron, se demoraron meses y ahora tenemos un enredo. Entonces hay un desorden y una incoherencia”.

En otras materias como la despenalización del aborto en tres causales, luego de su postergación, organizaciones sociales, políticas y profesionales de la salud muestran su preocupación de que se cumpliera un año del inicio del proceso de discusión sobre dicho proyecto y aún no existen resultados concretos.

Las organizaciones critican que el sector más conservador de la Democracia Cristiana se ha negado a avanzar en la inclusión de la causal de violación. Además, insisten en que no han visto una actitud decidida de la Presidenta Michelle Bachelet, ni tampoco una coordinación ministerial que demuestre un compromiso real.

Sobre los proyectos relacionados a la Ley de Educación Superior, a pesar de que era un compromiso para 2014, la reforma recién se comenzará a tramitar en el Congreso este año, luego que el Ministerio de Educación anunciara una nueva postergación de la iniciativa, con el objetivo de buscar más consensos para presentar la reforma.

En esa misma línea, el senador independiente Antonio Horvath asegura que efectivamente a algunos proyectos se les ha dado prioridad, fundamentalmente en materia de reforma política, colusión y transparencia, lo que ha significado dejar de lado otras iniciativas, debido a que se superponen otras razones.

En este sentido, critica que el Ministerio de Hacienda haya estancado compromisos por razones políticas, lo que según el parlamentario, está generando gran daño al país.

También aparece el proceso constituyente, postergado en varias ocasiones, lo que retrasa la publicación de las convocatorias requeridas antes del 24 de marzo. Pese a la presión del Gobierno por apurar el trámite, miembros del Consejo de Observadores se han quejado de la falta de información respecto del plan y la metodología que trabaja el Ejecutivo.

El análisis del académico Alejandro Olivares apunta a que “todo esto se podría solucionar en la medida que hubiese una mayor capacidad de dialogo y gestión por parte del Gobierno”. Para ello, enfatiza en que el Ejecutivo debería concretar lo antes posible un cambio de gabinete. Esto, considerando las próximas elecciones municipales y lo complejo que podría resultar para Michelle Bachelet y sus ministros.