Diario y Radio U Chile

Año XII, 28 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Trabajadores: “Sin titularidad sindical, la Reforma es un bodrio”

La resolución del Tribunal Constitucional echó por tierra uno de los pocos aspectos del proyecto que era valorado por los trabajadores: La titularidad sindical. La opción del veto presidencial obligaría a retomar la discusión en el Parlamento, con el riesgo que la iniciativa sea impugnada, nuevamente, ante el TC.

Claudio Medrano

  Jueves 28 de abril 2016 13:18 hrs. 
Reforma Laboral de verdad



“Esperaremos el fallo del Tribunal Constitucional para determinar los pasos a seguir” afirmó la Presidenta Michelle Bachelet, quien en un acto público se refirió a la decisión del TC de declarar inconstitucional aspectos fundamentales de la Reforma Laboral.

La Mandataria recalcó que como gobierno “buscaremos todos los caminos que nos entrega la ley para que la relación con los trabajadores sean más justa todavía. Chile tiene que ser más justo para todos, privilegiando un ambiente de diálogo”.

La preocupación de la Presidenta se entiende si se considera que el artículo eliminado de la Reforma por el Tribunal Constitucional, la titularidad sindical, representa uno de los aspectos centrales del proyecto dado que habla del rol del sindicato en el marco de las relaciones laborales.

Por lo mismo y considerando que ya la iniciativa era criticada desde diversos sectores por la poca efectividad que pudiera tener para modificar el plan laboral de la dictadura, perder en este aspecto representa el fracaso de uno de los “pilares” de esta administración.

Michelle Bachelet agregó que “Como corresponde a otro poder del Estado acatamos el fallo, pero no lo compartimos, el gobierno va a actuar con mucha responsabilidad en la defensa de los trabajadores”.

¿Qué queda ahora para el Ejecutivo? La opción de un veto presidencial sigue latente aunque antes de tomar una decisión al respecto, se esperará a que se conozca el fallo del Tribunal el próximo 9 de mayo.

La opción del veto significa que el proyecto regresaría a su Cámara de origen, con observaciones, lo que en la práctica sería retomar el debate parlamentario respecto de la Reforma.

Desde los partidos de la Nueva Mayoría respaldan la idea de agotar todas las instancias para sacar la ley adelante como sostiene la presidenta de la Democracia Cristiana, Carolina Goic, “Hacemos un llamado al gobierno, y lo conversaremos en el comité político, para ver cuáles son las alternativas que existen dentro de nuestro ordenamiento jurídico, de tal manera de fortalecer la capacidad de negociación colectiva de los trabajadores organizados de nuestro país, que es el sentido de este proyecto”.

En tanto, la Unión Demócrata Independiente, UDI, criticó la idea de veto presidencial del Gobierno para enfrentar el fallo del tribunal constitucional contra la reforma laboral.

“Lo que el Gobierno no puede hacer, sea el camino que tome, es saltarse lo que dice el Tribunal Constitucional, porque si el Gobierno pretende no acatar el contenido del TC entonces está saltándose la institucionalidad y eso sería mucho más grave”, dijo el presidente del partido, Hernán Larraín.

Desde el PPD también hubo críticas a la resolución del Tribunal Constitucional, el diputado Tucapel Jimenez afirmó que “aquí lo que está primando es un criterio político, no técnico, porque no es posible que el trabajo de un año y cuatro meses sea desechado por seis personas que no conocen en profundidad el tema laboral ni han seguido de cerca la discusión de esta reforma”.

Nolberto Díaz: “Avanzar por la vía institucional no sirve de nada”

En entrevista con Radioanálisis, el vicepresidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, Nolberto Díaz, criticó la decisión del Tribunal Constitucional y afirmó que “la señal que se da al país es que avanzar en los cambios por la vía institucional no sirve de nada”.

A juicio del dirigente sindical “la Reforma Laboral siempre fue un proyecto mezquino, pero sin la titularidad sindical, ni la mitad de la extensión de beneficios, la ley se transforma en un bodrio”.

Para Díaz, este proyecto siempre fue “un caballo sin cola, era feo, pero servía para andar, pero sucede que si tienes un cuerpo, sin cabeza, ni columna, ni piernas, es imposible que pueda caminar”.

El dirigente sindical criticó además la composición actual del Tribunal Constitucional, “diez personas, entre las cuales está la ex jefa de gabinete del gobierno de Sebastián Piñera; Cristián Letelier, que entró al TC como premio de consuelo luego que cediera su cupo parlamentario al hijo de Juan Antonio Coloma, esa es la seriedad del país”, afirmó.

Nolberto Díaz agregó que “el Gobierno debe reconocer que hubo un revés importante, lo que esperamos es que exista una nueva ley que enfrente la resolución del Tribunal Constitucional”.

Respecto de la orientación que debe tener una eventual nueva legislación, en caso que el gobierno ejerza su derecho a veto, el representante de la CUT afirmó que “las leyes hay que hacerlas para que sirvan al país y no al Tribunal”.

En esa línea agregó que “muchas veces se hacen las leyes se hacen para que sean bonitas, para que no rompan el statu quo (…) las leyes deben estar al servicio de las personas, acá vemos que los trabajadores, los pensionados, se están muriendo en la miseria, deberíamos avanzar en derechos y eso se ha interrumpido.

Díaz añadió que “en Chile lo que existe es libertad para el trabajo pero no hay derecho al trabajo, es una constitución ilegítima y el Tribunal ha actuado groseramente de forma parcial y Sebastián Piñera debe explicar porque su gente voto en contra del movimiento sindical”.

El dirigente sindical finalizó haciendo un llamado para que los trabajadores acudan a manifestarse, de forma pacífica, en la concentración que se desarrollará este domingo 1 de mayo en el marco de la conmemoración del día de los trabajadores.

Fernando Atria: “La Constitución está diseñada para impedir las reformas”

Por su parte, el abogado constitucionalista, Fernando Atria, afirmó que “aquí no hay nada inesperado, nada inusual, nada que no sepamos”, respecto de la decisión del Tribunal Constitucional.

A juicio de Atria, “acá tenemos una demostración precisa de que la actual Constitución está diseñada para impedir que un programa como el de la Nueva Mayoría pueda ser realizado”.

El abogado agregó que “quedó establecido que la actual Carta Fundamental prohíbe la libertad sindical, prohíbe organizarse sindicalmente para negociar derechos laborales, es tan simple como eso”.

Fernando Atria profundizó respecto del rol que juega el Tribunal Constitucional dentro de nuestra institucionalidad, “uno tiene que mirar esta instancia como si fuera una Cámara política, de hecho, es más fácil la alineación de las fuerzas políticas en ésta tercera Cámara. Realizar los cambios dependerá de la conformación que esta instancia tenga”, señaló.

Para Atria, “toda agenda transformadora se dificulta porque siempre los opositores podrán decir que dicho proyecto tiene visos de inconstitucionalidad y siempre se estará expuesto a eso”.

El abogado constitucionalista agregó que “la Constitución del año 80, creó un Tribunal cuya misión era neutralizar e impedir que los procesos políticos pudieran introducir transformaciones (…) esto muestra que es de primera necesidad una Nueva Constitución”.

Respecto de si fue un error o no priorizar el debate respecto de una Nueva Constitución, Atria señaló que “esa es una discusión político estratégica (…) el problema se soluciona creando mecanismos de poder político, uno debe mirar con interés lo que ocurre con los cabildos ciudadanos, las personas están hablando y están creando poder político, pero eso toma tiempo”.