Diario y Radio U Chile

Año XII, 30 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ

CUT: “Era necesario cerrar esta etapa y este capítulo”

Como un gran paso calificaron desde la multisindical la decisión de la Presidenta Bachelet de reactivar el veto presidencial en la Reforma Laboral. "Después de 30 años en este país por primera vez vamos a lograr aprobar una reforma que busca fortalecer al actor sindical”, señaló Bárbara Figueroa.

Gonzalo Castillo

  Viernes 17 de junio 2016 20:02 hrs. 
CUT





La presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa, señaló que la decisión de la Presidenta de presentar este veto “está muy en línea” con lo que plantearon desde la multisindical durante la reunión de este viernes con el ministro del Interior, Mario Fernández, razón por la cual expresaron su “satisfacción” por esta resolución, al mismo tiempo que reconoció que “hoy no existe comprensión para reconocer la importancia de la titularidad sindical”.

“Este camino aún debe digerirse más, masticarse y profundizarse más porque no se logra comprender a cabalidad su relevancia, de hecho quizás algunos recién van a empezar a comprenderla hoy, y lo estamos viendo en la reacción tan estruendosa que ha tenido el mundo de la oposición, ellos que llevaron este proyecto de ley al TC y que estuvieron en contra de su tramitación y en contra de la titularidad sindical, probablemente hoy día van a empezar a entender, en mayor medida, qué implicaba y qué significa eso para el avance de mejores y mayores relaciones laborales”.

La dirigenta señaló que era necesario cerrar esta etapa del proceso legislativo, para después abrir nuevamente el debate por la titularidad sindical, toda vez que esta iniciativa siempre fue considerada “un primer paso” por parte de la CUT. En este sentido, valoró que la ley garantice el piso mínimo de una negociación colectiva, así como la prohibición del reemplazo en huelga, tal como lo señalaron parlamentarios de la Nueva Mayoría.

“Por eso saludamos que el Ejecutivo haga el llamado a aprobar el veto, porque con eso se despeja todo potencial abuso que se pudiera ejercer en el marco de esta nueva legislación, como es aquello que permitían los pactos de adaptabilidad. Por eso fuimos enfáticos en señalar que necesitábamos que se eliminaran del proyecto, y hoy efectivamente los pactos más lesivos, aprobado el veto presidencial, van a desaparecer y por lo tanto resguardarán los equilibrios de la norma”.

Bárbara Figueroa aseguró que el proyecto, una vez aprobado el veto, “responde mucho más al espíritu original del proyecto”, ya que devuelve derechos a los trabajadores que le fueron arrebatados en Dictadura, por lo que lo considera “un gran paso”, no obstante enfatizó que es sólo el primero.

“Debemos entender que este en un gran paso, y es que por fin vamos a tener una ley que después de año y medio de debate, cierra con su promulgación, creo que ese es el elemento más significativo , y yo diría histórico, que estamos viviendo hoy. Después de 30 años en este país por primera vez vamos a lograr aprobar, después de variados intentos fallidos, una reforma que busca -sin llegar al anhelo pleno-, pero que busca fortalecer al actor sindical”.

CPC advierte judicialización de las relaciones laborales

A través de un comunicado, la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), criticó la decisión del Ejecutivo de reactivar el veto presidencial sobre la Reforma Laboral, asegurando que el Gobierno “está echando abajo la única modernización de las relaciones laborales que el mismo Ejecutivo había propuesto originalmente”.

La multigremial hizo hincapié en que, a su juicio, esta resolución puede redundar en una “judicialización de las relaciones laborales, dadas las múltiples incertidumbres no resueltas que contiene”.

El veto presidencial busca eliminar algunos de los pactos de adaptabilidad y los quórums para formar sindicatos, previamente negociados para sacar adelante la titularidad sindical, pero luego que el TC declarara inconstitucional este acápite, desde el Ejecutivo se juzgó inconducente continuar adelante con estas concesiones, dado el desequilibrio a favor del empresariado con el que quedaría la Reforma, señalaron.