Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 18 de mayo de 2022

Escritorio MENÚ

Primeros éxitos del AUGE

Columna de opinión por Antonio Infante
Jueves 28 de enero 2010 19:15 hrs.


El próximo cambio de gobierno puede traer cambios en las políticas de salud, pero eso será fundamentalmente en los énfasis de éstas. Probablemente se debiliten las intervenciones en salud pública ya que muchas de ellas implican regular a la industria...


El próximo cambio de gobierno puede traer cambios en las políticas de salud, pero eso será fundamentalmente en los énfasis de éstas. Probablemente se debiliten las intervenciones en salud pública ya que muchas de ellas implican regular a la industria; probablemente también no se puedan esperar acciones en el ámbito tributario de alcohol y cigarrillo, que la propia Concertación fue incapaz de implementar.

Habrá continuidad en el AUGE y todo indica que se enfatizará más su consolidación que el crecimiento en garantías. En lo que si se notará la diferencia será en la reducción de listas de espera ya que operarán convenios con prestadores privados dejándose de lado prejuicios e ideologizaciones que impidieron avanzar en años recientes. Es de esperar que esto no signifique debilitar nuevamente la red pública que tanto ha costado tonificar. Los anuncios de construcción de hospitales y consultorios son esperanzadores en este sentido.

La consolidación del AUGE debe ser la herramienta con la que el nuevo gobierno muestre éxitos en el ámbito de la salud de los chilenos y chilenas.
Ya se cuenta con datos preliminares de impacto en la salud y protección de las personas, que se suman a la buena evaluación que tiene la población de esta, en su momento, controvertida política pública. Se confirma que no era puro cuento como señalaba entonces el Colegio Médico.

El primer gran impacto se logra en la subjetividad, en la sensación de protección. Una encuesta reciente realizada por FONASA indica que la población se siente protegida por el AUGE. Otro estudio que contempló numerosas entrevistas con la población señala en sus conclusiones “a diferencia del estudio de 1996 hoy no se expresa el temor de morir sin atención o de empobrecerse por un gasto catastrófico”.

Pero no sólo hay impacto en la subjetividad. A Diciembre pasado se estimaba que cuatro y medio millón de chilenos y chilenas había recibido atenciones AUGE. Las estadísticas entregadas muestran una mejoría significativa en la oportunidad de atención e inicio de tratamiento para los casos de cánceres de cuello uterino y mama; también que se ha reducido la mortalidad por infarto al corazón gracias a una red nacional de electro cardiogramas telefónicos en todos los servicios de urgencia, que permiten detectarlos y tratarlos a tiempo.

Sin embargo lo más valorado por la población es la disminución del gasto de bolsillo. Los afiliados a ISAPRE usuarios del AUGE han reducido su gasto por copagos a un tercio. Para los adultos mayores FONASA, la atención gratuita y la entrega garantizada de medicamentos para las principales enfermedades ha significado un alivio muy importante en su presupuesto familiar.

Esta es la verdadera protección social, garantizada por ley, que seguirá mejorando el nivel de salud de chilenos y chilenas, independientemente del gobierno de turno.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.