Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 5 de julio de 2022

Escritorio

Jaime Orpis: “Para mí, la vida terminó”

El ex senador dio una entrevista a La Tercera en la que repasa cómo ha sido el periodo luego de acusaciones de corrupción y cohecho en su contra. Según declara, le mataron su proyecto de vida.

Diario Uchile

  Domingo 29 de julio 2018 10:51 hrs. 
Orpis

Compartir en

El día antes a la audiencia de preparación del juicio oral por el caso Corpesca, Jaime Orpis concedió una entrevista al medio La Tercera para relatar cómo se ha transformado su vida luego de las denuncias que lo imputan como un protagonista en los casos de platas políticas.

El ex senador sostuvo en la entrevista que “para mí, la vida terminó. Mataron mi proyecto de vida, que era poder dedicarme por entero a la fundación La Esperanza. Asumo que en parte soy responsable, pero no al nivel al que la fiscalía hizo mediáticamente creer y cómo hizo escalar las cosas. Me voy a defender con todo los argumentos que tenga, pero todo lo que viene para mí es un mero trámite, porque ya fui condenado públicamente como el peor de los delincuentes, corrupto, y eso es irreversible, más allá de si logran llevarme o no a la cárcel”.

Orpis también confirmó la realidad de las afecciones que le impidieron seguir un proceso judicial regular y desmintió a aquellos que afirmaban que sus enfermedades eran un invento: “Fueron situaciones extremadamente graves. Estas son de las cosas que me han dado una rabia enorme, y que es parte de lo que se ha inventado para seguir en esta suerte de circo romano. Y quiero dejar muy claro: tengo un marcapasos, sufrí un infarto al miocardio el mismo día en que incautaron mi computador cuando ingresaron a mi casa. Sufrí una depresión. En el recinto penitenciario Capitán Yáber sufrí una crisis de hipertensión y me llevaron al hospital de la cárcel. Y luego tuve una trombosis que, de no haber sido tratada, habría perdido la vista del ojo izquierdo”.

El ex parlamentario también afirmó que no reconocerá el cohecho dado que “nunca me lo han ofrecido”, pero que ha pensado en admitirlo para que dejen tranquila a su familia. Asimismo, aprovechó de disparar algunos dardos contra el Ministerio Público: “Llegué a la conclusión de que en esa etapa del proceso, contribuir con la fiscalía no solo no tiene ningún valor, sino que al revés: se utilizó para incriminarme más. Desde la primera declaración que hice en el 2015 me di cuenta que ellos me querían en la cárcel, y que se trataba de un mero formalismo. Mi testimonio les daba lo mismo. No obstante que la investigación estaba en sus inicios, ya tenían una opinión formada que se mantuvo inalterable estos tres años. Lo único que les interesaba era que reconociera el fraude, y ahí encontraron la herramienta que necesitaban para que yo terminara en la cárcel”.

Orpis fue desaforado en 2016 y lleva seis meses sin dieta parlamentaria. Al ser consultado sobre cómo se mantiene reconoció recibir ayudar “de muchas personas”.

 

 

Síguenos en