Diario y Radio U Chile

Año X, 24 de septiembre de 2018

Escritorio

Derechos humanos y Frente Amplio

José Cañas Cartas al Director |

  Sábado 8 de septiembre 2018 11:32 hrs. 

Señor director:

 

Desde hace un tiempo Venezuela y, más recientemente, Nicaragua, se han convertido en el blanco predilecto de la reacción internacional so pretexto de las violaciones a los derechos humanos que se cometerían en esos dos países. No pasa un día sin que sea repercutida en la prensa mundial alguna declaración de los EE. UU y de sus aliados europeos, así como de los múltiples organismos que ellos dominan, presentando a Venezuela y Nicaragua con los colores más lúgubres y camino al caos total.

 

Los círculos de la derecha chilena no podían dejar pasar una oportunidad tan preciosa para atacar a estos regímenes que cometen un pecado mayor que cualquier otro, que es el de aplicar unas políticas con contenido social y de mantener a raya al mundo de los negocios y a sus mentores exteriores. Los chilenos conocemos bastante bien la hipocresía de estos círculos donde la Junta reclutó, en su hora, tanto cómplice para su política de asesinatos, torturas y abusos generalizados contra nuestra población.

 

La Democracia Cristiana chilena se ha incorporado también a los ataques de nacionales y extranjeros contra Venezuela y Nicaragua, una actitud en la cual se puede leer la nostalgia de haber perdido a uno de sus pocos partidos-hermanos, el COPEI venezolano, protagonista durante años de las derivas del sistema político de este país hasta los 90, y que fue barrido definitivamente en las urnas por la revolución chavista.  

 

Más extraño parece la posición de ciertos dirigentes del FA como Gabriel Boric, Jorge Sharp y Wladimir Mirosevic, entre otros, que queriendo defender la «universalidad de los derechos humanos «, critican acerbamente a los gobiernos venezolano y nicaragüense. Ellos olvidan por completo que sus críticas se suman a las de quienes buscan, deliberadamente, derrocar a esos gobiernos progresistas y anti-imperialistas. Último dique, con uno o dos otros países más en América Latina, frente a la extensión de las políticas neoliberales y anti-nacionales que pisotean los derechos humanos y los derechos sociales, como sucede en nuestro país con Araucanos y asalariados.