Diario y Radio U Chile

Año XI, 15 de octubre de 2019

Escritorio

[VIDEO] Villa Grimaldi: Cuando la memoria es más poderosa que la muerte

Este martes se conmemoraron 45 años del Golpe de Estado ocurrido el 11 de septiembre de 1973 contra el gobierno del presidente Salvador Allende. Uno de los lugares que recordó este hecho fue el Parque por la Paz Villa Grimaldi, donde hace más de 20 años se dio lugar a un espacio de memoria para no olvidar a quienes fueron torturados y ejecutados por la dictadura militar.

Andrea Bustos C.

  Martes 11 de septiembre 2018 17:44 hrs. 
villa

Conocido durante la dictadura cívico militar como Cuartel Terranova, el ahora Parque por la Paz Villa Grimaldi fue uno de los centros de detención y tortura más importantes de la tiranía.

En el lugar, que operó entre 1973 y 1978, fueron torturadas cerca de 4.500 personas y 241 fueron ejecutados o se mantienen como detenidos desaparecidos.

A pesar de que durante la década de los ’80 los militares intentaron desmantelar el sitio y lo vendieron para que ahí se hicieran nuevas construcciones, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de Peñalolén y La Reina inició una campaña de denuncia para poder recuperar el recinto, logrando que éste fuera expropiado y que poco a poco se convirtiera en un sitio de paz y memoria.

Desde 1997 funciona el Parque por la Paz Villa Grimaldi, sitio que se ha convertido en un espacio de memoria y homenaje para recordar a quienes fueron cruelmente violentados en dictadura.

En el marco de una nueva conmemoración de aquel 11 de septiembre de 1973 el Parque realizó diversas actividades, como visitas guiadas, la repetición del último discurso de Salvador Allende y una velatón en memoria de quienes fallecieron luego de ser torturados ahí.

El pasado 30 de agosto, en el día internacional de los Detenidos Desaparecidos, el Movimiento Social Patriota colgó un lienzo a las afueras del parque: “Aquí la izquierda lucra y adoctrina con la memoria de chilenos torturados”, decía el cartel.

Desde la Corporación repudiaron el ataque y han continuado con su labor porque, a pesar del intento de amedrentamiento, no quieren dejar espacio a la impunidad, sino por el contrario, exigen que lo que pasó no sea olvidado y que no se repita jamás.