Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 28 de febrero de 2024


Escritorio

Consejero Julio Ñanco: “Si hay voluntad de avanzar, eso permitiría mayores acuerdos que lamentablemente no se han alcanzado”

El delegado y representante mapuche criticó el accionar de la oposición en torno a la elaboración de enmiendas de unidad de propósito e insistió en la necesidad de zanjar una constitución que permita la proyección de los distintos sectores políticos.

Natalia Palma

  Martes 29 de agosto 2023 20:17 hrs. 
JULIO ÑANCO

Compartir en

Con críticas comenzó esta semana en las comisiones del Consejo Constitucional la votación en particular de las enmiendas al anteproyecto de la nueva constitución que elaboró la Comisión Experta.

Y es que en tres de las cuatro instancias temáticas, con excepción de la comisión de Derechos Sociales, representantes de Unidad para Chile cuestionaron el ingreso de enmiendas de unidad de propósito (UDP) suscritas por Chile Vamos y el Partido Republicano, situación por la que el oficialismo criticó su exclusión y acusó una falta de voluntad de la derecha para llegar a acuerdos sustanciales.

En conversación con Radio Universidad de Chile, el consejero mapuche y delegado de la bancada de Revolución Democrática e independientes, Julio Ñanco, apuntó al tiempo con que se fijó el trabajo del organismo electo como uno de los factores que complejizan la capacidad de llegar a acuerdos entre los distintos actores políticos.

El representante por la Región de Aysén dijo que “hemos siempre planteado la necesidad de abordar las partes nucleares de la constitución que son las que nos interesan, porque en definitiva definen el futuro, que tiene que ver con los quórums, con el sistema político del redistritaje, la cantidad de parlamentarios y muchas de esas enmiendas afectan también la continuidad de los proyectos de izquierda”.

En ese sentido, expresó que “hemos dicho que queremos construir una constitución, pero que también nos permita proyectarnos hacia el futuro políticamente. Entonces, esas son áreas que nos interesa que idealmente se puedan destrabar y llegar a resolver”.

“Ocurrió un hecho que igual es lamentable, que ayer nos enteramos que las derechas trabajaron el fin de semana en sus propias enmiendas, en las cuales nosotros no tuvimos posibilidad de incidir o no fuimos invitados y que algunas de ellas fueron presentadas directamente en la comisión antes de votarse. Reglamentariamente eso es posible, pero en el ejercicio democrático hicimos las observaciones de que eso no correspondía y menos que nos invitaran a votarlas favorablemente cuando no tuvimos posibilidad de acceso”, cuestionó.

Por lo mismo, ante este tipo de hechos señaló que “en lo que involucra una constitución, con ese tiempo no tenemos posibilidad de poder hacer las revisiones y análisis también con nuestro sector y eventualmente hacer un aporte en decir ‘ya, sabes que tu enmienda de unidad de propósito me parece que contiene nuestras ideas, por lo tanto, también nos podemos sumar y quizá hazle estos ajustes’ y eso no ocurrió, no tuvimos tiempo”.

“Yo creo que si hay voluntad de querer avanzar, de resolver los problemas de fondo, eso permitiría mayores acuerdos que lamentablemente no se han alcanzado hasta ahora, acuerdos transversales que más allá de querer responder o querer instalar una cuestión identitaria o particular, también nos encontramos con situaciones que mediante la constitución se quieren resolver temas de corto plazo, cuando la constitución se tiene que encargar de dar las soluciones a largo plazo y permitir que los distintos gobiernos puedan generar sus propias normativas”, manifestó.

Respecto a la labor de la mesa de delegados en la generación de cuatro nuevos subgrupos de conversación para tratar materias críticas, Ñanco detalló que “lo que nosotros estamos haciendo es definir ya temas que puedan hacer más operativo el trabajo, achicando los espacios de análisis y, en ese sentido, las definiciones tienen que ver con las líneas gruesas que tiene la constitución, con cómo logramos integrar las distintas visiones en temáticas como Estado social, igualdad de derecho, garantías; cómo el sistema político a través de los partidos, el Congreso Nacional y el sistema electoral permiten que exista orden”.

En esa línea, remarcó que “compartimos la necesidad de garantizar gobernabilidad a través de mayor cohesión y no tanta fragmentación en el propio Congreso, pero que eso no vaya vinculado directamente a una definición constitucional de cuántos son los parlamentarios que deben existir, sino que se permita a la ley diseñar eso”.

En cuanto a su evaluación sobre cómo la contingencia puede marcar el devenir del proceso constitucional, a propósito del inicio de las votaciones de las enmiendas en el Pleno –cuya fecha será poco después del 11 de septiembre- el consejero planteó que “claramente esto se da en un período que es simbólico también para nuestro sector, entender que lo que estamos por superar fue instaurado en esta fecha, cuando se instala la dictadura con todas las consecuencias negativas que hemos dicho, con las violaciones a los derechos humanos y cómo un sistema económico también genera condiciones que se están tratando de cambiar”.

“Si aquello no se logra como una actualización por la vía democrática de lo que nosotros esperamos para poder salir de esta crisis constitucional, es bastante complejo. Espero que los sectores políticos que tienen mayor poder de decisión a través del voto también permitan dar una solución”, puntualizó.

Foto en portada por Comunicaciones Proceso Constitucional
Síguenos en