Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Dilma Rousseff asume en un complejo escenario

La presidenta brasileña inicia su segundo mandato, con una popularidad en disminución, un bajo crecimiento y serios problemas de corrupción en torno a la petrolera estatal Petrobas en los que estarían implicados miembros de su propio partido.

RFI

  Jueves 1 de enero 2015 14:33 hrs. 
dilmareeleita


Este jueves la mandataria brasileña, Dilma Roussef, inicia su segundo mandato que será su último período de cuatro años. Es la primera mujer en gobernar el país sudamericano de más de 200 millones de habitantes, segundo productor mundial de alimentos y con enormes reservas petroleras.

En esta ocasión las cosas serán diferentes respecto a su elección de 2010. El panorama económico se ha degradado sensiblemente, su popularidad ha retrocedido del 79 por ciento en 2011 y al 52 por ciento su propio partido, el Partido de los Trabajadores (PT), se encuentra dividido y debilitado por fuertes sospechas de una red de corrupción. El caso Petrobras, la principal empresa del país, que habría entregado sobornos por cerca de 4.000 millones de euros para obtener contratos.

La mayoría de los analistas coincide en que no será fácil recuperar la confianza del empresariado local e internacional, tema clave en un contexto económico netamente menos optimista tras cuatro años consecutivos de bajo crecimiento.

Electa en 2010 con 12 millones de votos de ventaja sobre su rival, el conservador José Serra, su elección de octubre pasado fue muchos más estrecha, con una ventaja de 3,4 millones sobre Aécio Neves quien capitalizó fuertemente un sentimiento anti Rousseff.

En vísperas de Año Nuevo, la presidenta completó su gabinete con el nombramiento del embajador en Estados Unidos, Mauro Vieira, como canciller. Un nombramiento que los analistas han calificado como un gesto para recomponer las dañadas relaciones con Washington tras las denuncias de espionaje por parte de la CIA a mediados 2013.
Vieira viene a completar el nuevo equipo de 39 ministros, entre los que destacan el liberal ortodoxo Joaquín Levy como nuevo responsable de Hacienda y la poderosa terrateniente Katia Abreu en Agricultura. Nombramientos que corresponden a la nueva alianza de nueve partidos que conforma su base en el Congreso.

Apagado el espectáculo pirotécnico con los que más de dos millones de cariocas recibieron el nuevo año, Dilma Rousseff y su nuevo equipo, deberán afrontar el gran desafío de recuperar el rumbo económico del gigante sudamericano.