Diario y Radio U Chile

Escritorio

Devastador terremoto sacude a Ecuador

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, envió desde Roma un emotivo mensaje a sus compatriotas, y en particular a los familiares de la victimas del intenso terremoto que tuvo lugar este sabado, con epicentro en la provincia de Manabí, al oeste del pais. El mandatario, que viaja en estos momentos a Ecuador, firmó "un decreto de excepción".

RFI

  Sábado 16 de abril 2016 23:37 hrs. 
ecuador

“En primer lugar, un abrazo a todo el país”, dijo el presidente Rafael Correa desde el Vaticano, en donde se encontraba para participar en un foro sobre desigualdad.

“Esta es una prueba muy dolorosa, pero saldremos adelante. Calma, ánimo, organización. Un abrazo infinito a las familias que han perdido seres queridos. Todo se puede reconstruir… puentes, se pueden reconstruir carreteras, pero no se pueden reconstruir vidas”, declaró el mandatario ecuatoriano.

Antes de empreder su viaje hacia Ecuador, Rafael Correa activó un decreto de excepción.

“El decreto de excepción significa que todos los recursos están movilizados para atender esta emergencia. Se han activado líneas de crédito (…) pero la parte material es lo menos importante. Lo más importante es garantizar las vidas humanas, la integridad de las personas”, explicó Correa.

Con epicentro en la provincia de Manabí (oeste), el terremoto de 7,8 grados Richter, el más fuerte desde 1979, ocurrió hacia las 19 horas locales (21 horas de Chile) y tuvo una duración de aproxidamente un minuto. Fue también sentido en el sur de Colombia y en Perú, aunque en ninguno de esos países se reportaron víctimas, de momento.

“Fue como que se iba a terminar el mundo. Las casas se han venido abajo, por mi casa tres casas se han caído, los postes de luz se han caído, la gente está en total desesperación, hay gente sepultada bajo escombros”, dijo Míriam Santana, una ama de casa de 40 años, en declaraciones a la AFP desde la ciudad de Manta, una de las más afectadas.

Según las primeras imágenes difundidas por los medios y usuarios de las redes sociales, el fuerte movimiento telúrico dejó edificios, puentes y otras infraestructuras caídas, así como cortes de luz en las seis provincias más afectadas, ubicadas entre el suroeste y el noroeste del país: Esmeraldas, Los Ríos, Manabí, Santa Elena, Guayas y Santo Domingo.

“Al momento, la cifra de fallecidos confirmados llega a 77” y hay “más de 588 heridos en el sistema de salud con distintas gravedades”, dijo en cadena de radio y televisión el vicepresidente Jorge Glas. “Sabemos que hay ciudadanos debajo de lo escombros que tienen que ser rescatados”, agregó

“Hay daños considerables en los alrededores de la zona epicentral y zonas alejadas como la ciudad de Guayaquil, sur de Quito, San Miguel de los Bancos, Manta”, indicó el Instituto Geofísico Escuela Politécnica Nacional, el organismo que vigila la actividad sísmica en el país.

“No podía caminar, la cabeza me daba vueltas”

Mientras en Manta los vecinos calificaron el temblor como “una catástrofe”, en el norte de Quito, la gente salió asustada a las calles, donde los postes de luz y los cables se movían de lado a lado, constató un periodista de la AFP.

“Dios mío, fue el temblor más largo y fuerte que he sentido en mi vida. Duró bastante tiempo y sentí mareo, no podía caminar, la cabeza me daba vueltas. Quería salir corriendo a la calle, pero no podía”, dijo a la AFP María Torres, de 60 años.

El gobierno decretó “el estado de excepción para precautelar el orden publico” y descartó un alerta de tsunami, al igual que las autoridades colombianas. Carlota López, una vecina de Guayaquil, estaba en un coche cuando empezó a sentir el fuerte temblor.

“Los cables de la luz se movian muchísimo y me daba miedo q cayensen en el coche, o las farolas. Justo después se fue la luz en la ciudad”, declaró a la AFP por teléfono.

“El coche se balanceaba como si lo estuviese moviendo gente desde fuera con mucha fuerza”, agregó.

El presidente Correa anunció que Ecuador recibirá el apoyo de equipos de rescate de Colombia y México.

El presidente, que regresará a Ecuador este domingo, aseguró que se han activado líneas de crédito de contingencia “por cerca de 600 millones de dólares”.