Diario y Radio U Chile

Escritorio

Michael Jackson, rey en el arte plástico

El Grand Palais de París acaba de presentar una exposición dedicada a Michael Jackson. La muestra explora el impacto cultural de la personalidad y obra de Jackson en el arte plástico.

RFI

  Miércoles 5 de diciembre 2018 10:41 hrs. 
jackson_yan-pei-ming

El King del baile y la música pop es objeto de una colorida exposición en el Grand Palais de París. La muestra explora el impacto cultural de la personalidad y obra de Jackson en el arte plástico, desde los años 80 hasta nuestros días.

retratos_warhol

Los retratos de Andy Warhol están en la muestra del Grand Palais de París.

La exposición abre con un imponente retrato ecuestre de Michael Jackson, pintado por el estadounidense Kehinde Wiley, para luego dar paso a obras que abordan las múltiples facetas del artista: desde sus años de niño prodigio con The Jackson 5, sus dotes de bailarín y su cambio físico, hasta la híper mediatización de su figura o su compromiso humanista.

La exposición lleva por título Michael Jackson, On the Wall en referencia al famoso álbum Of the Wall de 1979 y reúne obras realizadas por 50 artistas de todo el mundo, como Keith Haring, David Lachapelle o Jeff Koons. No podía faltar, uno de los retratos más conocidos de Jackson: el de Andy Warhol.

michael-jackson-dangerous_300

Detalle de “The King of Pop”, de Mark Ryden.

“Se considera que el retrato que hizo Andy Warhol en 1984, fue el detonador de una algo nuevo en la historia del arte. En esa época, Warhol ya había realizado una serie de retratos muy conocidos. La revista Time le solicitó entonces para la portada un retrato de Michael Jackson en el mismo estilo del que había hecho con Marilyn Monroe. Así que este retrato fue en realidad el detonador para que Michael Jackson se convirtiera en un ícono del arte”, explicó Vanessa Desclaux, una de las curadoras de la muestra.

Michael Jackson, on the Wall reúne pinturas, fotografías, esculturas y videos. Una de las secciones titulada La máscara y se centra en la singularidad del rostro y la mirada de Jackson, puestos de relieve en la portada del disco Dangerous (1991), realizado por Mark Ryden por pedido del cantante.

“En todos los momentos de su vida, fascinó a los artistas. Fue un ícono plástico, pero al mismo tiempo, su música también marcó a los artistas en las distintas etapas de su carrera. Hay épocas que son importantes: los años 80, la aparición de Thriller así como su muerte, que sacudió a mucha gente porque fue algo sorpresivo. Jackson generó un interés continuo, incluso tras su fallecimiento”, agregó Desclaux.

La exposición en el Grand Palais permite descubrir un lado bastante desconocido de Michael Jackson, como aficionado a la música clásica y de la ópera. Es lo que exploraron los artistas François Chaignaud y Nino Laisné quienes representan a Jackson como un héroe romántico en un corto video lírico que cierra la exposición, abierta hasta el 14 de febrero.