Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 19 de mayo de 2022

Escritorio MENÚ

COP26: Brasil no convence a la comunidad internacional

La importancia de Brasil en el cambio climático es vital. En su territorio se encuentra la mayoría de la superficie de la selva amazónica, con gran capacidad de absorción de carbono de la atmósfera.

RFI

  Martes 2 de noviembre 2021 15:17 hrs. 
El encargado de juzgar y condenar a Lula fue el juez Sergio Moro, quien luego de tomar protagonismo por el caso Lava Jato, se convirtió en ministro de Justicia y Seguridad Pública en el gobierno de Jair Bolsonaro. Foto: Archivo.

En el tercer día de la COP26 en la ciudad escocesa de Glasgow, los mandatarios acordaron recortar en un 30% al final de esta década sus emisiones de metano. El compromiso fue firmado por más de 80 naciones, entre ellas, la mitad de los 30 principales emisores de metano, y Joe Biden llamó a que “más países se sumen”.

El pacto sobre el metano fue el segundo de los dos grandes anuncios hechos en Glasgow por los jefes de Estado y de gobierno. El primero consistió en la promesa de miles de millones de dólares en financiación pública y privada para detener y revertir la deforestación y la degradación del suelo en 2030.

Sin embargo, es difícil que Brasil convenza al mundo de la seriedad de sus compromisos ambientales pues, durante el gobierno de Jair Bolsonaro, la deforestación de la selva amazónica llegó a sus mayores niveles desde 2008. También aumentaron la cantidad de incendios, muchas veces consecuencia de la deforestación y las emisiones de dióxido de carbono.

Vaguedad de los compromisos

Después del evidente aislamiento del presidente de Brasil en la cumbre del G20 de Roma, Bolsonaro no irá a Glasgow. El flamante ministro de Medio Ambiente, que lleva sólo tres meses en el cargo, anunció que quiere elevar su ambición de reducción de gases de efecto invernadero de 43% para 50% en relación a niveles de 2005.

Organizaciones como el Observatorio del Clima advierten de la vaguedad del compromiso al no anunciar cuál será la base del cálculo. El resultado como mucho igualaría los compromisos de hace seis años durante el gobierno de Dilma Rousseff, pero también podría significar un retroceso.

La importancia de Brasil en el cambio climático es vital. En su territorio se encuentra la mayoría de la superficie de la selva amazónica, con gran capacidad de absorción de carbono de la atmósfera.

A pesar de que ahora Brasil se compromete a acabar con la deforestación ilegal en 2028, las organizaciones ecologistas que actúan en el país vienen destacando un deterioro sistemático del órgano de fiscalización para evitar el fenómeno en los últimos tres años.

Cancelada el año pasado debido a la pandemia, la COP26 tiene como misión desarrollar el Acuerdo de París de 2015, que fijó como gran objetivo limitar el calentamiento del planeta a +1,5ºC.