Diario y Radio U Chile

Año XII, 25 de septiembre de 2020

Escritorio MENÚ

La Reforma Tributaria no será televisada

La Comisión de Hacienda del Senado siguió las recomendaciones de Andrés Zaldívar. Cerró puertas, apagó cámaras y discute sin micrófonos el contenido de la Reforma Tributaria. Con café y "galletitas" al igual que en la casa de Fontaine, parlamentarios se tomaron el Congreso para lograr acuerdos y despachar lo antes posible el proyecto a la Sala. Lo que siempre se especula es hoy una decisión institucional: La reforma se tramita entre cuatro paredes.

Cristián Pacheco

  Martes 12 de agosto 2014 20:39 hrs. 
scl201407082200spr2555md





“Hay acuerdos que no pueden ser tomados de cara a la opinión pública”, señaló semanas atrás del senador DC Andrés Zaldívar, al ser consultado por el polémico Protocolo de Acuerdo firmado por los integrantes de la Comisión de Hacienda del Senado y el ministro Alberto Arenas.

Este martes, luego de dos años de negociaciones sobre las modificaciones al sistema de recaudo tributario del país y pese a la alta expectativa de la población sobre su desenlace, los senadores de la República decidieron que las sesiones de esta semana, claves para entender el contenido definitivo de la Reforma Tributaria, tendrán el carácter de reservadas, sin acceso a la prensa ni transmisión oficial.

Las restricciones generan suspicacias, aún así el presidente de la Comisión de Hacienda, el senador Ricardo Lagos-Weber aseguró que “no habrá sorpresas” luego de la revisión de las 278 modificaciones del Ejecutivo en la comisión que sesiona a puertas cerradas con el ministro, los senadores y sus respectivos asesores.

Para el director ejecutivo de Chile Transparente, Alberto Precht, debería primar el derecho a la información pública, ya que no se trata de un asunto que comprometa la seguridad nacional o afecte la integridad de un tercero.

“En materia de orden tributario, donde se está definiendo una política tan importante como ésta, nos parece que el secreto habla de otras épocas, y no de una época donde la Democracia y el acceso a la información debe primar”, enfatizó.

“Todas las comisiones tanto de la Cámara como del Senado deben ser abiertas y transmitidas también para que los ciudadanos podamos ver qué es lo que ahí se decide, pero también saber qué opinan sus integrantes”, agregó Precht.

Esto sucedió también en una de las últimas sesiones en que se discutía la Ley del Lobby, agregó el abogado, a quien le parece preocupante esta medida, más aún en esta reforma fundamental para el gobierno y tan discutida en los últimos meses.

“Nos parece extraño que se haya ocupado esta facultad, que esperamos vaya en retirada y sea  solamente una excepción y no una facultad discrecional”, sostiene el especialista en transparencia.

El presidente de la Fundación Pro Acceso, Federico Allendes reclama que este tipo de proyectos, tan trascendentes para el país, deben ser tramitados con la mayor transparencia posible. “Lo único que va a hacer es restarle legitimidad a las decisiones que se pueden adoptar ahí, pues ya fueron cuestionadas por ser tomadas en la casa de algún asesor. Es una muy mala decisión”, criticó Allendes.

La reforma no será televisada

“Algún parlamentario debe haber pedido que fuera una comisión reservada y sin acceso al público”, indicó Precht. Efectivamente, sólo basta que un parlamentario se oponga para que una comisión no sea televisada y se restrinja el acceso a la prensa, reduciendo las posibilidades de informar el detalle de la discusión.

“Muchas veces ocurre que algunas cosas quedan fuera, porque se negocian por fuera, salen de la comisión y entra a ser un problema. No todo ocurre ahí”, explicó Federico Allendes.

Según el reglamento del Senado, todas las comisiones deben ser grabadas, no así transmitidas. Además, en la Cámara Alta no se publica un acta sino un informe con las principales decisiones, el que debe estar disponible en la plataforma digital antes que el proyecto pase a su discusión en Sala.

La información sobre las últimas negociaciones en el Congreso depende del secretario de la comisión y sus anotaciones, las que serán parte de la historia fidedigna de la ley. La historia que esté detrás de los últimos acuerdos depende de los senadores y su disposición a hablar sobre el proceso.